La Crónica. Shakhtar Donetsk 2-0 Real Madrid. Un Madrid bochornoso, por @elcarrildel2

El Shakhtar Donetsk se ha impuesto (2-0) al Real Madrid, en el partido correspondiente a la Jornada 5 de la fase de grupos de la Champions, disputado en el Estadio Olímpico de Kiev.

Un equipo menor, que no pasa de ser una de las cenicientas de la competición, que venía de encajar diez goles y no marcar ninguno en sus dos últimos enfrentamientos, ha sido capaz de bailarnos esta tarde durante todo el segundo tiempo sobre el helado césped del Estadio Olímpico de Kiev.

El Madrid, que no empezó mal, y que incluso se acercó con peligro en tres ocasiones a la portería contraria en la primera media hora de juego, se disolvió tras el descanso como un azucarillo, al punto de jugar los cuarenta y cinco minutos más calamitosos que podemos recordar a este equipo.

No tuvimos juego, ni liderazgo, ni capacidad ninguna. Fútbol horizontal, pasecitos inocuos al pie a tres metros de distancia o hacia atrás al portero, pelotazos sin sentido y siempre en desventaja para el compañero. La falta de nervio y de coraje y de ganas de este equipo resulta tan asombrosa que causa dolor más que indignación.

Que Modric, a sus 35 años sea el que más corre es todo un síntoma. Que no seamos capaces de llegar con resuello al minuto 60 del partido, y que el rival, así sea el Shakthar, el Cádiz o el Alavés, nos pase por encima, evidencia el estado de la cuestión. No somos capaces de lanzar un contragolpe, ni de evitarlo, ni de presionar arriba con orden y concierto, ni de ganar un balón dividido.

El balón parado es un poema, quizás por eso en los últimos partidos abundamos en el llamado “gilicórner”. Ver el estado en que se encuentran futbolistas como Asensio, Isco, Rodrygo, Vinicius, Odegaard…es motivo de superlativa preocupación.

Varane merece capítulo aparte. Sus fallos son imperdonables en un futbolista de su experiencia. Dos fallos suyos ya nos costaron la eliminación el curso pasado. Hoy, otro error garrafal de su parte ha roto definitivamente en nuestra contra el encuentro. Cuando no tiene a Sergio Ramos al lado, no pasa de ser un futbolista vulgar, miedoso, incapaz de dar un paso al frente y afirmar mínimamente su autoridad.

Tampoco desde el banquillo parece que estén llegando las soluciones. Insiste Zidane en el 4-3-3, que no parece ayudarnos en nada. Que hoy no haya introducido ningún cambio hasta el minuto 76 se antoja inexplicable. Cambiar a tres jugadores, pero sin introducir ninguna variación táctica no parecía la mejor solución.

Si ni siquiera sabiendo que una victoria nos daba el pase a octavos han sido capaces los nuestros de dar un paso al frente, y sacar el partido adelante, la situación se torna harto delicada.

La crisis de juego se antoja grave, profunda, de difícil solución. La fe de cara a los próximos partidos se ha desvanecido. Es el tiempo de que los responsables asuman su obligación, y tomen las medidas necesarias, por duras que puedan resultar, para tratar de revertir esta situación cuanto antes.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies