La Crónica. Real Sociedad 3-1 Real Madrid. Más de lo mismo, por @elcarrildel2

La Real Sociedad se ha impuesto (3-1) al Real Madrid, en el partido de liga de Primera División correspondiente a la Jornada 37, celebrado en el Estadio de Anoeta, de la capital guipúzcoana.

Nada cambió en el Real Madrid en la penúltima jornada del campeonato. Fue sin embargo la puesta en escena diferente. Tras un comienzo anodino, en el minuto seis marcó el Madrid su único gol en el encuentro. Fue una acción individual de Brahim, que ocupó la banda izquierda del ataque blanco. Se marchó con verticalidad y rapidez el jugador, penetró en el área, sentó de regate seco a Diego Llorente, y disparó raso y cruzado, imposible para Rulli.

En otras circunstancias, el gol hubiera servido para animar a los nuestros, y desanimar a los rivales. No fue así en la tarde de hoy. Poco a poco, metro a metro, la Real Sociedad iba ganando metros y dominando el juego. El centro del campo del Madrid adolecía un día más de presencia. Isco volvió a pasar desapercibido. Su ausencia del juego daba superioridad a los locales, que eran capaces de llegar con peligro por las bandas.

En el minuto 20, se anuló un gol a la Real Sociedad por fuera de juego. Tres minutos necesitó el Sr. Mateu Lahoz, al mando del VAR, en tomar la decisión, en una acción que pareció clara desde la primera toma. No nos sirvió de aviso. En el minuto 25, Carvajal perdió un balón en la salida. Muñoz, el joven lateral izquierdo donostiarra avanzó con ventaja. Habilitó a Mikel Merino, que anotó el primer gol local de la tarde.

Pudimos volver a marcar en el 34. Gran acción combinativa entre Brahim y Benzema. Este habilitó a Isco, solo en la esquina derecha del área. Su disparo fue repelido por Rulli, que logró tapar puerta de manera magnífica. Definitivamente, no era la tarde de Isco.

En el 38, otra acción determinante. Nueva llegada en tromba de la Real, con la defensa del Madrid desbordada. Vallejo metió la mano para evitar que el balón entrase en nuestra portería. Tarjeta roja y penalti. Lo lanzó William José, fuerte y al centro. Detuvo Courtois el lanzamiento. Llegábamos la descanso.

Ordenó Zidane a Casemiro retratarse para cubrir la ausencia de Vallejo. Eso desprotegió aun más nuestro centro del campo, en el que Kroos no daba abasto. En el minuto 55, Modric ocupó el lugar de Isco. Algo mejoramos en el control del juego, pero estábamos lejos de crear peligro y de tener posibilidades de triunfo.

Para colmo, en el 56, Marcelo, sin saber que tenía detrás a Zaldua, no saltó para despejar de cabeza un balón cruzado. Agradeció el regalo el jugador realista, que remató a placer. Pilló a contrapié a Courtois, que nada puedo hacer por evitar el gol.

Lucas Vázquez ocupó el lugar de Brahim, que había ido de más a menos con el transcurrir de los minutos. Dos minutos después, en el 66, llegaría la puntilla. Nueva llegada en tromba de la Real, disparo al larguero, el rechace le llega a Barrenetxea, que marca de potente zurdazo.

Salió Vinicius por un flojísimo Asensio en el minuto 75. Nos ofreció el brasileño su fútbol vertiginoso y vertical. Fue capaz de crear algunos problemas a la defensa realista, pero ya estaba todo decidido. Aún pudo ampliar su ventaja la Real, por medio de Yanuzaj. Su disparo, en el 85, fue repelido por el larguero.

Final del partido. Más de lo mismo, otra derrota lejos del Bernabéu, con un juego para olvidar. Por fortuna, solo queda una jornada para dar carpetazo a esta decepcionante temporada.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies