La Crónica. Real Madrid 6-1 RCD Mallorca. Seis goles seis, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (3-1) al Mallorca, en el partido correspondiente a la Jornada 6 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, ante 20.000 espectadores.

Decían los clásicos que al Bernabéu los madridistas van no a ver ganar al Madrid, algo que se da por descontado, sino a ver fútbol del bueno, del caro, del que solo está al alcance de aquellos que tienen el privilegio de enfundarse esa camiseta.

A tenor de lo vivido los dos últimos partidos en casa, frente a Celta y Mallorca, once goles a favor y tres en contra, la sentencia es cierta, ajustada al extraordinario despliegue de fútbol acreditado por los nuestros.

Introdujo anoche Ancelotti cambios en el equipo. Nacho de lateral derecho, Gutiérrez defensa izquierdo, Camavinga medio centro formando tándem con Valverde, Asensio de interior, Vinicius pegadito a la cal de la banda izquierda, Rodrygo a la de la derecha.

Con esos mimbres, el equipo fue un vendaval desde el pitido inicial. Corría el minuto 2. Un resbalón inoportuno de Gayá propició la recuperación de Benzema, que se marchó como una bala hacia la portería de Reina para batirle de tiro cruzado.

Venía el Mallorca respaldado por la buenas críticas a su juego y clasificación. Salió del Bernabéu descalificado, tildado de equipo recién ascendido y lleno de bajas. Es la nubosidad variable de la cofradía, algo que ya nos dejó de llamar la atención hace muchos años.

Asensio, que vivió su gran noche, la del reencuentro con aquel futbolista maravilloso al que una gravísima lesión cortó las alas, comenzó su exhibición particular en el minuto 6. Córner olímpico, que tuvo que sacar Reina bajo palos con muchísimos apuros. A ver si va a resultar que Ancelotti va a entender de este juego, y ha acertado de pleno en esa nueva posición de media punta en la que le ha colocado.

Nacho, gigante toda la noche en el lateral derecho, infranqueable, recibió un codazo en las costillas de Oliva (minuto 15). El Sr. Alberola, del que luego hablaremos, no quiso saber nada.

Dominaba el Madrid con ese juego rápido, vertical, por las bandas, siempre en busca de la portería contraria con el que nos está deleitando en este comienzo de temporada. Debemos agradecer al Mallorca que no vino con el autobús al Bernabéu, sino que se mantuvo fiel a su idea de buscar igualmente la portería contraria.

Lago Junior disparó ligeramente alto en el 19. Fue el preludio del segundo tanto del Madrid. Vinicius penetró por su banda, pasó a Rodrygo, que disparó a puerta. El rechace le llegó a Marco Asensio. Fue el gol que abría su hat trick particular.

Nada más sacar de medio campo, una internada de Kang In, con los medios y defensas del Madrid algo contemplativos, sirvió para que los baleares hiciesen el tanto del honor. Gran disparo el suyo, imposible para Courtois.

No dejaron los nuestros que decayera el ritmo. En el 28, servicio imperial de Benzema para Asensio. Este se la lleva de tacón, en un gesto técnico de mayor cuantía, penetra en el área rival y dispara cruzado al palo largo.

Siguieron los intentos del Madrid, incansable en su acoso a la portería rival. Lo más destacado, un carrerón de sesenta metros de Vinicius, que se llevó hasta cuatro contrarios. Ocasiones tuvimos en el 33, el 35, el 44 y el 46.

Nacho y Hoppe chocaron sus cabezas dentro del área blanca en el 39. Fue un lance del juego, por mucho que algunos se empeñasen en ver penalti.

Terminaba el primer periodo. Gran partido, nivel altísimo del Madrid. Resultado que incluso pudo ser más amplio.

El Mallorca volvió al terreno de juego con un zambombazo de Lago Junior que se marchó alto. Carletto recibió la ovación del respetable por un control de lujo a un balón que cayó en su zona técnica.

El cuarto gol llegaría en el minuto 48. Penetración espectacular de Rodrygo por la banda derecha dejando atrás a su par. Centro al punto de penalti, para que Benzema, que llegaba a toda velocidad, rematase al fondo de la red. El Sr. Soto Grado, en el VAR, llamó la atención del colegiado, que tras revisión anuló el tanto por un supuesto roce de Benzema a la bota de su defensor. Una lástima que sigan tomando decisiones aquellos que jamás han entendido este juego, y que se empeñan en erigirse en protagonistas del mismo.

Esta decisión del Sr. Alberola Rojas fue suficiente para descentrarle de manera definitiva. Desde ese instante hasta el final anduvo errático, tomando decisiones equivocadas, dejando una vez más en evidencia que es un muy mal colegiado, de los más flojitos de esta Liga que no se distingue precisamente por el buen hacer de sus árbitros.

Pudo haber penalti a Rodrygo en el 53, a la salida de un córner, pero ni lo concedió el colegiado ni el Sr. Soto Grado tuvo a bien intervenir. Que le rozaron con mayor fuerza e ímpetu que Benzema a Joan Sastre en el 48 es irrebatible. Que los criterios arbitrales son cambiantes, indiscutible.

Asensio culminó su gran noche goleadora en el 54. Recibió el balón al borde del área grande. Dio tres pasos hacía el centro, y desde la corona lanzó un zurdazo seco ajustado a la cepa del poste imposible para Reina.

Blanco sustituyó a Camavinga en el 59. Se llevó una ovación de gala el medio centro, que había cuajado un partido extraordinario. No se notó su ausencia. Antonio Blanco volvió a realizar su trabajo con una pulcritud y una sabiduría exquisitas, impropias de un futbolista de su edad. Ver jugar a esta generación de jóvenes es motivo de inmensa alegría para todo el madridismo.

El Mallorca lo intentó de nuevo en el 61 y 66 (Lago Junior) y el 63 (Kang In). Abdón disparó alto en el 74.

El quinto tanto, en el 77. Alaba envió un balón al hueco, para que corriera Benzema. Karim la bajó con la espalda, colocó la bola en su pie derecho, y remató cruzado. Tras rozar en un defensa, el balón se alojó en el fondo de las mallas.

Jovic ocupó el lugar del francés en 78, al igual que Sergio Santos, que debutaba, por Nacho, que se marchó con tarjeta amarilla.

El sexto, en el 83. Alaba para Vinicius. Este, dentro del área, sirve a Isco que de primeras hace el último de la noche. Courtois salvó el segundo visitante en el 89. Sacó una mano prodigiosa para desviar un disparo a bocajarro de Antonio.

Jovic, al que buscaron sus compañeros, remató al larguero en el 92. Punto y final. Otra goleada del Madrid. Fútbol excelso, rotaciones que funcionan. Una pena que el horario haya impedido a mucha gente ver el espectáculo. 21 goles marcados en seis partidos. Siete faltas cometidas por dieciocho de los mallorquines. Dos tarjetas amarillas el Madrid, una el Mallorca. Seis goles que fueron siete. Vinicius no marcó, pero sigue sonriendo.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies