La Crónica. Real Madrid 6-0 Galatasaray. Fútbol de lujo, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (6-0) al Galatasaray, en el partido correspondiente a la Jornada 4 de la fase de grupos de la Champions League, celebrado esta noche en el Estadio Santiago Bernabéu, que registró una excelente entrada.

Volvía el ambiente de noche europea al coliseo blanco, esa perfecta comunión entre la afición y los jugadores como el mejor camino para superar las dificultades y alcanzar la victoria deseada. Puso sobre el césped Zinedine Zidane a Valverde en el medio del campo, a Rodrygo en el extremo derecho, y a Marcelo en el lateral izquierdo.

Tras unos compases iniciales en los que el Galatasaray pareció querer dominar la pelota, el balón le llegó al lateral brasileño. Levantó este la cabeza, para poner un balón medido a Rodrygo en el segundo palo. Controló el extremo, recortó hacia dentro y lanzó un zurdazo a la cepa del poste. Muslera se estiró, pero era imposible que llegará. Rodrygo Goes se acababa de convertir en el futbolista brasileño más joven en marcar en Champions.

Toni Kroos lanzó un derechazo durísimo en el cinco, que Muslera despejó como buenamente pudo. Fue el preludio del 2 a 0. Casemiro interceptó un balón al borde del área turca, habilitó a Kroos, y este a Marcelo. De nuevo el 12 del Madrid oteó el horizonte, para centrar al punto justo donde se elevaba Rodrygo para, de cabeza, levantar de nuevo al Bernabéu de sus asientos.

El Madrid era fútbol en estado puro. Jugando a primer toque, con rapidez y verticalidad, moviendo el balón de un lado a otro del campo con fluidez y sentido. Valverde era una apisonadora en la presión, Casemiro un muro infranqueable, Kroos la claridad absoluta. Varane y Ramos apoyaban a sus centrocampistas, y por las bandas Carvajal y Rodrygo por la derecha, con Marcelo y Hazard por la izquierda, rompían una y otra vez el sistema defensivo rival.

El VAR, que en Europa sí funciona, determinó que había penalti de Nzonzi a Kroos en un plantillazo sobre la línea del área grande. Era el minuto 9. Lo lanzó, con su maestría habitual, Sergio Ramos, para poner el 3-0 en el marcador.

La diferencia de goles no hizo que el Madrid bajase la guardia, ni se concediese un minuto de descanso ni de frivolidad. Todos eramos conscientes de la importancia de la victoria. La posesión señalaba un 62-38 a favor de los nuestros. Casemiro marcó en el 37, pero estaba en posición adelantada.

Nos íbamos ya al descanso, cuando Rodrygo, muy atento a todo toda la noche, interceptó un mal pase atrás de un contrario. Controló el esférico, se fue como una flecha hasta la línea de fondo, desde la que envió un balón al punto de penalti. Benzema, espectacular todo el partido, apuntilló a Muslera, en el que era el 4-0 con el que llegaríamos al descanso.

Marcelo, con molestias, dejó su sitio a Mendy en el 41. No desentonó el francés, que lo intentó una y otra vez por su banda. Nada cambiaría en la segunda mitad. Un Madrid muy firme dominaba en todas las facetas del juego y en todas las zonas del campo. El respetable agradecía el primer tiempo de los nuestros con una estruendosa ovación a la vuelta de estos de los vestuarios.

Modric ocupó el lugar de Casemiro en el 59, mientras Isco entraría por Hazard en el 67. Los cuatro recibieron el aplauso unánime. En su primera acción en el partido, pudo Isco anotar el quinto, pero Muslera, en gran escorzo, envió el balón a córner.

Pudo Lemina marcar el gol del honor de los visitantes. Lo impidió Courtois con una intervención plena de reflejos y agilidad. Fue el preludio del 5-0. Modric filtró un balón a Carvajal, por el carril del ocho. El pepinero lo dejó correr hasta la línea de fondo. Su centro, potente, fue remachado por Benzema, en el tanto cincuenta del francés en Champions con el Madrid. Con este tanto supera a don Alfredo Di Stefano, y ya solo mira por delante de él a Raúl González Blanco y a Cristiano Ronaldo.

Mendy lo intentó en el 88, con un buen gesto técnico. Otro había llevado a cabo para salir con el balón dominado desde atrás unos minutos antes. Alargó dos minutos el colegiado el tiempo reglamentario. Lo aprovechó Rodrygo para marcar su hat trick. Tuya mía perfecto con Benzema, para que el brasileño, de toque sutil con su pierna derecha, superará por sexta vez a un Muslera desolado.

Respondió la grada con gritos de «Rodrygo, Rodrygo, Rodrygo», todos con la sensación de que acababa de nacer una estrella rutilante, grande y poderosa. El joven extremo ha derribado no ya la puerta que dijo Camacho, sino esta y las paredes.

Tras este resultado, el Madrid afianza la segunda plaza del grupo, a la espera de recibir al PSG en la próxima jornada, y de viajar a Brujas en la última. Mientras estas llegan, disfrutemos con el fútbol de lujo que esta noche nos han brindado los nuestros.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies