La Crónica. Real Madrid 4-2 Bayern Munich. Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer…., por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto al Bayern de Munich, por 4-2, en partido celebrado esta noche en un abarrotado Estadio Santiago Bernabéu, correspondiente a la vuelta de los cuartos de final de la presente edición de la UEFA Champions League.

Y lo ha hecho jugando un partido memorable, de los que pasarán a los anales del fútbol y, por supuesto, a los del madridismo. Enfrente, un adversario enorme, el Bayern de Munich, que ha luchado de manera incansable hasta el final, con un Manuel Neuer excepcional, al punto de librar a su equipo de un marcador más amplio. Por los nuestros, todos estuvieron colosales, si bien me van a permitir que me decante por los dos laterales. Carvajal y Marcelo, Marcelo y Carvajal, destrozaron con sus internadas al equipo alemán. Ambos merecen el máximo reconocimiento, y el agradecimiento del madridismo a su esfuerzo sobrehumano, descomunal. ¡Qué manera de dejarse la vida por el Madrid y por su escudo, y por sus aficionados, y por su historia. Gracias a ambos. Sois muy grandes!

Doce disparos realizó el Madrid sobre la portería alemana, por solo dos de los bávaros sobre la de Keylor Navas. Comenzó mandando el Bayern, si bien se supo sacudir el dominio el Real Madrid, que tuvo hasta cinco ocasiones en el primer periodo para abrir el marcador. No pudo ser. El empate a cero del descanso no reflejaba lo ocurrido en el campo.

Se adelantaron los teutones, al transformar Lewandoski un penalti que Robben (hay que ver lo que corrió el holandés, quizás queriendo pasar alguna factura pendiente) provocó con astucia a Casemiro. Era el minuto 51. Un jarro de agua fría, del que el Madrid tardó en recuperarse. No lo haría del todo hasta el 75, en que Cristiano marcaría su primer tanto de la noche, al rematar de cabeza un centro perfecto de Casemiro desde el carril del ocho.

Apenas dos minutos duraría la alegría blanca. En el 77, falta de entendimiento entre la defensa y el portero. Ramos haría el segundo del Bayern, al intentar despejar un balón dividido. Keylor, descolocado, no pudo impedirlo. Así llegaríamos al minuto 90, con la prórroga por delante, y con un Bayern con diez por la expulsión de Vidal, que vio dos amarillas, y que pudieron ser más, pues ya antes se empleó a destiempo en otro entradón a Casemiro al borde del área alemana.

Acertó Zidane con los cambios. Entraron al campo Marco Asensio y Lucas Vázquez, en sustitución de Karim Benzema y de Isco Alarcón. Se notaría sobremanera en la prórroga, en la que el Madrid hizo valer su superioridad física. En el 104 llegaría el empate a dos. Segundo gol de Cristiano, que recibió un pase medido, en el corazón del área, de Sergio Ramos. Completaría su hat trick de la noche el Ronaldo en el 109. Marcelo se coló, como una exhalación, por el centro de la defensa muniquesa, se fue con poderío incontenible hacia Neuer, y cuando estaba en el área, delante del guardameta, pasó el balón a Cristiano para el 3-2, y el delirio incontenible del madridismo.

Aún quedaría el cuarto, obra maestra de Marco Asensio, que con pasmosa serenidad e inigualable clase, su fue de los defensas y batió de tiro raso y cruzado a Neuer. Fue un gol de pañuelos, de salida a hombros, de agitar al viento todas las banderas del mundo. Ha nacido una estrella grandiosa, que sin duda está llamada a iluminar muchas tardes y noches del Real Madrid de los próximos años.

No puedo despedir esta crónica sin hablar de la afición. Desde el recibimiento a las siete de la tarde, hasta ese minuto 120. Nadie se movió de su asiento, todos empujaron como uno solo al equipo en sus momentos difíciles, el público de la Copa de Europa en todo su esplendor. Nadie se quería marchar, ni jugadores ni espectadores, una vez concluido el encuentro. Eso es el madridismo, el de toda la vida, el que nos ha hecho ser los más grandes, el que nos ha traído hasta aquí, el que ha marcado nuestros 115 años de historia, el que no conoce el miedo, el que jamás se rinde, ni se arruga, ni da un partido ni un balón por perdido. Hoy hemos vuelto a ser todos uno. Y con orgullo, pasión y emoción, hemos terminado cantando aquella que dice: ¡Cómo no te voy a querer, cómo no te voy a querer…!

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

var googletag = googletag || {};
googletag.cmd = googletag.cmd || [];

googletag.cmd.push(function() {
googletag.defineSlot(‘/9891788/ES_Elquintogrande_com_300x250_ROS’, [300, 250], ‘div-gpt-ad-1485354581059-0’).addService(googletag.pubads());
googletag.defineSlot(‘/9891788/ES_Elquintogrande_com_728x90_ROS’, [728, 90], ‘div-gpt-ad-1485354581059-1’).addService(googletag.pubads());
googletag.enableServices();
});

googletag.cmd.push(function() { googletag.display(‘div-gpt-ad-1485354581059-1’); });

suscríbete a nuestros podcast en Ivoox.com

ElQuintoGrande

Zona RMTV ( Todos los audios de los mejores programas de Real Madrid Televisión )

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies