La Crónica. Real Madrid 4-1 Valencia. Noche de Reyes en Chamartín, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (4-1) al Valencia, en el partido correspondiente a la Jornada 20 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, ante 40.617 espectadores.

Aún resonaban en nuestros oídos los últimos ecos de la noche de Reyes, y vino a resultar que decidieron estos, antes de marchar a Oriente, darse una vuelta por Chamartín, para ofrecernos un espectáculo de fútbol de primera magnitud. Es un lujo para los sentidos ver jugar al fútbol a Su Majestad Luka Modric, acompañado de Karim Benzema, Vinicius Junior, Toni Kroos, David Alaba, Eder Militao, Marco Asensio, Thibaut Courtois, Lucas Vázquez, Ferland Mendy y Carlos Henrique Casemiro.

Se subirían al carro a lo largo del partido Camavinga, Ceballos, Nacho, Valverde e Isco. Como la noche iba de celebración, hasta Carlo Ancelotti se llevó una ovación del respetable en el 46, tras un control de mucha clase a un balón largo de Cillessen, que fue a caer en su zona técnica.

El dominio fue alterno en la primera mitad, si bien el único equipo que llevaba peligro a la portería contraria era el Madrid. Pudieron los nuestros abrir el marcador en el minuto 5, por medio de un espléndido cabezazo de Militao a saque de falta de Kroos.

El Valencia ya desde el comienzo hacía uso y hasta abuso de la falta como medio de contener al contrario. Son el equipo que más faltas comete del campeonato. Anoche sumaron otras veinticuatro, que le valieron para ver las mismas tarjetas amarillas que el rival, que únicamente cometió quince. Particularmente destacado en este apartado se mostró Wass, que se marchó sin amonestación. El más castigado, Marco Asensio que contó sus cuatro últimas intervenciones por faltas.

Parecía que nos íbamos al descanso con el marcador inicial, cuando Casemiro robó un balón en la salida, en los tres cuartos del campo de ataque de su equipo. Avanzó con decisión, entró al área, para ser derribado por Alderete. Penalti claro como el agua que no dudó en señalar el colegiado, Sr. Hernández Hernández. El lanzamiento de Karim, duro, seco, a la escuadra, resultó imparable. Hacía el tanto justicia a los méritos contraídos por unos y otros hasta ese instante.

Se marchaba el Madrid a los vestuarios con siete ocasiones, una de ellas, en el 40, un zurdazo de Modric al larguero. Por contra, el Valencia permitía marchar a Courtois inédito al descanso.

Comenzó la segunda mitad sin cambios, con la ovación antes mencionada a Carletto, más otra a Modric en el 49, tras un robo en la salida del contrario. Porfió el croata hasta que se hizo con el balón. Son esas acciones que desde siempre han agradado sobremanera a la parroquia blanca.

El segundo gol llegó en el minuto 51. Pared en un ladrillo entre Karim y Vinicius. Toque magistral del brasileño con su pie izquierdo para superar a dos defensas visitantes. A continuación, toque suave con la derecha a la cepa del poste para superar al portero.

Se gustaba el Madrid, que jugaba de manera rápida, vertical, al primer toque en muchas de sus acciones. El tercer tanto confirmaría la superioridad. Minuto 60. Robo de kroos en el centro del campo, para habilitar a Karim. Este para Marco Asensio, que dispara potente con su pierna derecha. El rechace de Cillessen le llega a Vinicius, que en la línea de gol remata de cabeza a puerta vacía.

Apareció entonces Courtois a lo grande, con un manotazo a un disparo durísimo de Wass a la escuadra. El córner subsiguiente lo despejó en primera instancia Kroos, para que Wass volviese a disparar, en esta ocasión ligeramente alto.

Pudo marcar el cuarto Asensio en el 73, pero su disparo se encontró con Cillessen. Camavinga perdió un balón peligrosísimo en el medio del campo en el 84. Courtois debió volver a emplearse a fondo para evitar el segundo gol valenciano. El primero y único de los ches había llegado de penalti en 74. Detuvo Courtois en primera instancia, pero no pudo evitar que Guedes anotase de cabeza tras llegarle el rechace.

Terminaba el partido cuando Mendy, en posición de extremo izquierda, envió un centro medido a Benzema, situado en el punto de penalti. El nueve controló, y a la media vuelta disparó de primeras ajustado a la cepa del poste. El balón, tras tocar la madera, se alojó en la red valenciana. Era el gol 301 de Karim con la camiseta del Madrid. En lo que va de temporada, entre Karim y Vinicius 36 goles. Son, sin duda, la mejor pareja atacante de Europa.

Ni siquiera en el descuento paró el Valencia de dar leña. Ceballos sufrió un aparatoso plantillazo entonces. Comenzó a gritar la grada aquello de ¡Así, así, así gana el Madrid! Siguieron con el ¡Que bote el Bernabéu!, y nos marchamos a casa con un aplauso unánime de agradecimiento al gran partido que nos había ofrecido el Madrid.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies