La Crónica. Real Madrid 3-1 Liverpool. Fútbol es fútbol, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (3-1) al Liverpool, en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa de Europa, celebrado esta noche en el Estadio Alfredo Di Stéfano, de la Ciudad Real Madrid de Valdebebas.

Había aroma de noche grande de fútbol, ese que se crea cuando todos juntos esperamos la llegada de los nuestros en las calles aledañas al Estadio para darles nuestro último empujón antes de saltar al césped.

Enfrente estaba el Liverpool, palabras mayores. Sin duda, era motivo suficiente para recuperar nuestras mejores esencias, y ofrecer al mundo entero un partido colosal, magnífico, pleno de clase y energía, de entrega absoluta, de sacar a flote lo mejor de cada uno para llegar a la victoria final.

Y es que hay días, partidos, en los que resulta imposible resaltar a unos sobre otros. Porque si Vinicius se ha reivindicado de manera absoluta, casi me atrevo a decir que definitiva, qué podemos decir de Militao, de Nacho, de Lucas o de Mendy. Podríamos contar el pase magistral de Kroos a Vinicius para el primer gol, o el de Modric para el tercero, o el trabajo de un Casemiro imperial una noche más. Podríamos hablar de la clase de Asensio en el segundo gol, y de la suerte de los ingleses, que en su única llegada en todo el encuentro se encontraron con un gol de rebote.

Con lo que nos quedamos hoy es con el recital que ha dado el Madrid. Decía Vujadin Boskov que “fútbol es fútbol”, así de sencillo y así de complicado. Hoy el Madrid entendió el juego, supo lo que debía hacer en cada momento, correr o parar, tocar en corto o en largo, mover el balón de una banda a otra o jugar cortito y al pie, como le gustaba a don Alfredo, que para eso estábamos en su estadio.

Hoy nuestro equipo fue una orquesta perfectamente afinada, con Toni Kroos llevando la batuta como hacía tiempo que nadie lo hacía. Con el 4 3 3 que le gusta a Zizou, y que evidenciaba que queríamos ir a por el partido, que la especulación no iba a formar parte del guión, que el miedo es un desconocido para nosotros, y que la veteranía de tantas noches grandes es un activo que pesa y mucho, de verdad, sin medias tintas ni componendas posibles.

El resultado obtenido es magnífico. Toca disfrutar tras el espectáculo que nos han ofrecido los nuestros. Siendo muy conscientes de que queda un partido de vuelta que sin duda será durísimo, pero sin ignorar ni por un segundo que el golpe de autoridad que ha dado el Madrid pesará y mucho en Anfield Road.

El Liverpool ha apretado de lo lindo los últimos diez minutos. Los nuestros, perfectamente ordenados en torno a su área, han sabido parar el arreón. El colegiado del encuentro pita el final del partido. Toca coger aire, respirar profundamente, y añorar esas noches en que despedíamos a los nuestros con una ovación cerrada, agradeciéndoles el esfuerzo realizado, y volvíamos a casa contentos, hablando de lo que acabábamos de vivir, viendo cómo se iban apagando las luces del Bernabéu, y como poco a poco nos impregnaba para siempre ese aroma de noche grande de fútbol que solo sabe crear el Madrid.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies