La Crónica. Real Madrid 3 – 0 Alavés. Jornada redonda, por @Aleelmadridista

Pinchó el Barcelona, perdió el Atlético de Madrid… y el Madrid no podía fallar. Así fue. Los nuestros consiguieron la victoria por tres goles a cero frente al Alavés en el partido correspondiente a la vigésima segunda jornada de La Liga Santander.

El equipo, que demostró no tener la mente puesta en el Clásico del miércoles, salió enchufadísimo, siendo consciente de que no se podía escapar la oportunidad de recortar puntos. Del once de Solari, hay que destacar la aparición de la BBV (Bale, Benzema y Vinicius) y el descanso de Tony Kroos. En el lateral derecho jugó Odriozola y en el izquierdo Reguilón.

El Madrid salió tan conectado que pudo abrir el marcador en los primeros compases, a través de dos chuts en una posición muy cómoda de Dani Ceballos. Un alavés encerrado obligaba a los locales a tocar la pelota con calma y paciencia.

Benzema, que volvió a regalarnos un gran partido, pudo marcar el primer tanto en el minuto 11 con un derechazo impresionante. La pelota se fue rozando la escuadra.

En los primeros diez minutos, volvimos a ver a ese Madrid que aprieta, ahoga e insiste. “Habemus” equipo y el Bernabéu, consciente de ellos, se entregaba a él.

Los nuestros, que presionaban muy arriba, robaban el balón en campo contrario. Esto produjo una nueva ocasión. Esta vez fue Vinicius, que quitó la pelota a un mediocampista del Alavés, pero su chut, tras llevarse a dos rivales fue a las manos de Pacheco.

El equipo atosigaba al conjunto blanquiazul. Que diferencia respecto al partido de la primera vuelta. Laguardia, que rechazaba prácticamente todo, era el único culpable de que el choque fuera 0-0.

No obstante, recién cumplida la media hora, el tricampeón de Europa desatascó el partido, a través de un gol de Karim Benzema, que también sabe hacer de “9”. El francés recibió un pase de Reguilón por la parte izquierda y remató a portería vacía la portería del conjunto de Abelardo. Vinicius gran protagonista en el inicio de la jugada abriendo la zaga del Alavés.

Seis minutos después… apareció el VAR para impedir el 2-0. En esta ocasión cortó un mano a mano de Benzema, con Bale a su derecha… La regla dice que ante la duda se debe dejar seguir y luego si hay gol ya se revisa en el Vídeo Arbitraje. Esto es para todos los equipos menos para uno… el Real Madrid.

El Bernabéu estallaba ante esta jugada y por la permisividad del árbitro. Permitió el juego duro de los visitantes durante todo el partido. Así llegábamos al descanso, tras un primer acto donde solo hubo un dominador y señor del encuentro: Los pupilos de Solari.

La segunda parte sería un tanto diferente. El equipo de Álava fue a por el empate y en más de una ocasión llegó al área madridista. Aún así, el resultado nunca se vio en claro peligro para nuestros intereses.

La primera del choque para los visitantes llegó en el 57. El canterano madridista, Burgui, asistió a Calleri pero este mandó la pelota al lateral de la red. Debo decir que el ariete del Alavés en prácticamente todo el partido se vio superado por un imperial Sergio Ramos.

Tras una falta que chutó Bale por encima del larguero, Solari cambiaba al galés. En su lugar entró Asensio. Esta sustitución puede dar alguna que otra pista de cara a lo que nos espera el miércoles, respecto a nuestro once.

Entrabamos en la última media hora, y lo peor de todo para los nuestros era el resultado. El partido estaba en el aire, a pesar de haber creado más fútbol y ocasiones que los blanquiazules.

Tanta incertidumbre había en el choque que, en el 66, se pudo poner la igualada en el luminoso, a través de un chut de Jony que rechazó Courtois como buenamente pudo.

Justo en la jugada siguiente, Vinicius y Benzema nos dejaron una jugada fabulosa. Buena conexión entre ambos. Lástima que el pase del francés no encontrara destinatario.

Así entrábamos en los últimos 20 minutos. El partido se estaba abriendo y cierto es que la balanza podía caer para cualquier lado. O para el 2-0 o para el 1-1.

Faltando dieciséis minutos para el final, el Madrid movió ficha pensando en el clásico. Se marchaba Benzema y entraba Mariano, que regresaba al césped después de muchísimo tiempo.

Si el partido estaba en duda, ya se encargó Vinicius de cerrarlo. Fantástico gol del brasileño, que, tras una gran contra encabezada por él, abrió a banda derecha donde recibió Asensio, el balear la puso y la pelota llegó al 28 del Real Madrid, que se paró y con frialdad batió a Pacheco. 2-0 y partido sentenciado.

El Bernabéu coreaba el nombre de Vinicius JR, el cuál sería sustituido para que ingresase Isco.

La noche acabaría de la mejor manera, con un gol de Mariano. El chaval, que había entrado algo ansioso al partido, culminaría el choque de una forma espectacular, ya que remató un gran centro de Álvaro Odriozola al más estilo Carlos Alonso Santillana. Mariano Díaz está de vuelta, y gol, lo que es gol, tiene y mucho. Importante recuperarle.

Así se acabó el partido y ya ponemos la mente puesta en Barcelona. De esta manera, conseguimos la quinta victoria consecutiva y esperamos que siga la racha. Llegamos de la mejor manera a  a semana más dura de lo que llevamos de temporada. Miércoles Barça y Sábado Atlético de Madrid. ¡Qué siga la fiesta!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies