La Crónica. Real Madrid 2-3 Shakhtar Donetsk. Otro batacazo, por @elcarrildel2

El Shakhtar Donetsk se ha impuesto (2-3) al Real Madrid, en el partido correspondiente a la Jornada 1 del Grupo B de la Liga de Campeones, disputado en el Estadio Alfredo Di Stéfano, de la Ciudad Real Madrid de Valdebebas.

Segundo batacazo del Real Madrid en apenas cinco días. Introdujo Zidane cambios en la alineación del Madrid. Aparecieron Mendy en el lateral derecho, Militao por Sergio Ramos, y una delantera inédita: Asensio, Jovic y Rodrygo.

Lo que no varió fue el esquema: volvimos a jugar con el 4-3-3, con el que un día más fuimos incapaces de ejercer el dominio del juego. Y eso que los visitantes comenzaron tímidos, pero pasados los primeros minutos cambiaron de actitud, viendo la pasividad de los futbolistas locales.

Se agrupaban muy bien los ucranianos con dos líneas muy juntas, la primera de cuatro hombres, la segunda de cinco, ambas cercanas al medio del campo. El Madrid jugaba andando, sin tensión, fallando una y otra vez en las entregas de balón. Eso lo aprovechaba el Shakhtar para lanzar rápidos contragolpes.

Y eso que la primera ocasión fue del Madrid. Asensio disparó en el minuto 4, para que Trubin enviase a saque de esquina. En ese instante se acabó la pólvora atacante de los nuestros. Courtois nos salvó una vez más en el minuto 13. Marlos se presentó solo ante él. Pudo el belga desviar el disparo.

Marcelo era un coladero por su banda. Militao se debía multiplicar, incapaz de tapar su sitio y el del lateral. El primer gol visitante llegaría en el minuto 28, con Teté entrando solo por el carril del 8, para marcar a placer. A partir de ese momento, el Madrid desapareció del campo. En el 32, el 0-2, y en el 41, el 0-3, marcado por Solomon.

Debacle absoluta, batacazo descomunal. Nadie daba la cara, ni empujaba la equipo, ni era capaz de asumir el mando ni el liderazgo. Con sonrojo nos marchamos todos al descanso, visto el espectáculo ofrecido.

Benzema sustituyó a Rodrygo en el inicio del segundo tiempo. El brasileño pasó desapercibido. Nada de nada, ni un regate, ni un pase, ni un remate. Pareció coger brío el equipo, que fue capaz de marcar su primer gol en el 53, por medio de un derechazo durísimo de Modric a la escuadra.

Aún así, tuvo clarísimas ocasiones el Shakhtar en los minutos 54 y 55. Salvó Courtois la primera, y remató Korniyenko fuera por poco la segunda.

Se incorporó Vinicius al partido en el 58, por un Jovic que volvió a fracasar de manera absoluta, rotunda, incontestable. La presión del extremo dio sus frutos en la primera jugada. Robó un balón en los tres cuartos, y se marchó directo hacia la portería. Su disparo cruzado se coló en la portería visitante. Era el 2-3. Las remontadas de otras tardes vinieron a nuestra mente.

Benzema disparó en el 61, y Militao, que crecía a medida que transcurrían los minutos, en el 62. Se marcharon sus tiros por poco.

San Courtois nos volvió a salvar en el 63, despejando un mano a mano con Teté. Si el extremo derecho parecía Garrincha, Solomon, en la banda izquierda, se asemejaba a Gento. Uno y otro superaron una y otra vez a cuanto contrario les salió al paso.

Se anuló un gol a los visitantes en el 79 por fuera de juego, como se anularía otro a los nuestros en el 90, por posición antirreglamentaria de Vinicius.

La gasolina le duró al Madrid 10 minutos. El resto del tiempo, fue siempre a remolque de los acontecimientos. Marcelo no está para jugar en el Madrid, ni ataca ni defiende, y eso que en el segundo tiempo pareció mejorar sus prestaciones. Varane se limita a cumplir su trabajo con pulcritud, pero es incapaz de dar el paso adelante que se pide a un central. Y el día que no está Ramos eso lo acusa el equipo sobremanera.

Casemiro y Valverde están lejos de su mejor forma. Rodrygo no aportó absolutamente nada. A Asensio le costaba un mundo encarar, siempre refugiándose en el pase atrás, y Jovic dejó pasar una nueva oportunidad sin una sola acción digna de mención.

Únicamente Courtois volvió a estar a la altura. Mendy lo intentó por la banda derecha, a pierna cambiada. Militao creció con el paso de los minutos. Modric, el más veterano, fue el que más corrió. Con solo cuatro mimbres, parece difícil hacer un cesto mínimamente decente.

Durísimo varapalo el recibido hoy. El equipo parecer estar físicamente en malísimo estado. Llegamos tarde a todos los balones, no ganamos ni uno de los divididos, el pase preciso en largo al hueco no existe, las ocasiones de gol son escasas o nulas, y la defensa es un coladero. Mucho tendrán que trabajar Zidane y los futbolistas para enderezar el rumbo. El sábado, el clásico es sin duda un lugar ideal para hacerlo.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies