La Crónica. Real Madrid 2-2 PSG. Un Madrid de lujo, por @elcarrildel2

Real Madrid y PSG han empatado (2-2) en el partido correspondiente a la Jornada 5 de la Fase de Grupos de la Champions, disputado esta noche en el Estadio Santiago Bernabéu, que registro lleno total.

No refleja el marcador lo que hemos visto en el terreno de juego. Saltaron al campo los contendientes sabiendo que estaban clasificados. Sorprendió Zidane incluyendo en la alineación inicial a Isco Alarcón, lo que conllevaba modificar el esquema habitual (4-3-3) por un 4-4-2. El mismo dio resultado. Nos ha permitido ver los mejores minutos de fútbol del Real Madrid desde hace muchas semanas. Fútbol de alta escuela, de muchos quilates, con todos los futbolistas rindiendo a un nivel excepcional, al punto de tener encerrado a nuestros rivales durante muchos minutos en las inmediaciones de su área.

Si el PSG tiene a Mbappe, el Madrid tiene a Hazard. Está el belga atravesando un momento dulce, fabuloso, de ensueño. Cada vez que recibe el balón, no hay rival capaz de quitárselo. Precisamente de un velocísimo contragolpe conducido por él, tras recibir el balón de Marcelo, nació el primer gol de los nuestros. Cambió de banda Eden, dio el esférico en ventaja a Valverde, que jugó un tuya mía con Carvajal. Envió el pepinero el balón al centro del área, para que Isco rematase al palo. El rechace le llegó a Benzema, que firmó su primer gol de la noche.

Del minuto 16 al 28, el Madrid fue un ciclón. El PSG se agrupó en torno a Keylor Navas, que tuvo media docena de intervenciones prodigiosas. Llegábamos al final del periodo, que despedimos con una jugada polémica. Arrancó la misma en falta sobre Marcelo, que no señaló el colegiado. Continuó el contragolpe, con el delantero francés llegando al borde del área blanca. Allí, chocó con Courtois, que había salido de su marco. En primera instancia, el portugués Dias mostró tarjeta roja al cancerbero, para pasar a consultar el VAR. Tras hacerlo, rectificó, invalidando toda la jugada y pitando la falta inicial al lateral brasileño. Parece que el VAR europeo sí funciona.

A la vuelta de vestuarios, Neymar ocupó el lugar de Gueye, en cambio netamente ofensivo de Tuchel. Sin embargo, nada varió en el juego. El Madrid seguía llevando la batuta, jugando a un altísimo nivel, y haciendo las delicias del respetable, que aplaudía con entusiasmo las ocasiones de su equipo. A los cinco paradones del primer tiempo, sumó Keylor ocho en esta segunda mitad. Sin duda, el mejor de su equipo.

A pesar de todo, Benzema marcó su segundo tanto de la noche en el minuto 78. De nuevo un pase de Marcelo hizo posible el remate en ventaja de karim. Antes, en el minuto 62, uno de esos leñadores que circulan por el fútbol, lesionó a Hazard, que puso fin así a su noche prodigiosa. El colegiado Sr. Dias, que tras un buen primer tiempo cayó en el arbitraje políticamente correcto que tanto gusta en la UEFA, ni siquiera mostró la tarjeta amarilla al lateral del PSG.

Visto lo visto, por un momento pensamos en el tercero, y en igualar la eliminatoria. Todo se truncó en el minuto 80. Una incomprensible falta de entendimiento entre Varane y Courtois hizo que el defensa marcarse en propia puerta el primer gol visitante. Apenas dos minutos después, un rechace en un defensa del Madrid le llegó a Sarabia, que disparó de primeras. El chut le salió a la escuadra. Era el empate a dos.

Cuando ya moría el partido, Bale tuvo un libre directo frontal desde 25 metros. El galés chutó de manera excepcional, pero el balón en esta ocasión pegó en la cruceta, para salir repelido con fuerza. Rodrygo se precipitó en el 85, cuando cruzó en exceso el rechace de keylor a un derechazo de Carvajal, con Benzema solo en el punto de penalti.

Final del partido. Empate a dos. El resultado no hace justicia a lo visto, ni al fútbol desarrollado por unos y otros a lo largo de los 97 minutos que duró el encuentro. Más allá de eso, y ausentes urgencias clasificatorias, el público despidió a los nuestros con una ovación cerrada, puesto en pie. Lo merecieron su entrega y su fútbol.

Cambios: Bale por Hazard en el 67. (Continuaron escuchándose silbidos al futbolista galés, algo impensable hasta hace poco en noches de Champions. Debe la afición de Chamartín hacer examen de conciencia, y variar algunas de sus actitudes). Modric ocupó el lugar de Valverde en el 75, mientras Rodrygo hacía lo propio con Isco, en el 80.

Clasificación resuelta, como segundos de grupo, algo que no nos ha sentado nada mal en recientes ediciones de la competición. Queda la última jornada, frente al Brujas en la ciudad belga. ¡Que no decaiga el nivel de fútbol exhibido por los nuestros en las últimas semanas!

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies