La Crónica. Real Madrid 2-2 Brujas. Del mal el menos, por @elcarrildel2

Real Madrid y Brujas han empatado (2-2) en el partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo A de la fase de grupos de la Champions, celebrado esta tarde en el Estadio Santiago Bernabéu, que registró tres cuartos de entrada.

La puesta en escena del Madrid fue francamente deficiente. Corría el minuto 2, cuando Lucas Vázquez quiso devolver de tacón un balón. La frivolidad condujo a la pérdida de la posesión, y a una falta de Casemiro que pudo ser tarjeta amarilla. Quizás esa acción marcó el resto del primer tiempo.

Frente a los rapidísimos delanteros contrarios, optaron nuestros defensas por tirar el fuera de juego. Carvajal, fuera de sitio, permitió una incursión por su banda. La velocidad del contragolpe desbordó tanto a Ramos como a Varane. Dennis, tras semifallo, llevó el balón al fondo de la red de Courtois. Hubo de pronunciarse el VAR, que concedió el tanto. Era el minuto 8. Tocaba remar contra la corriente.

El tanto en contra no despertó a los nuestros. La banda derecha, con Carvajal y Lucas, hacía aguas. La izquierda, con Nacho y Hazard, tampoco aportaba nada. En esas condiciones, el juego se ralentizaba. Todos los balones eran horizontales, lentos, al pie. Las llegadas, por el centro. El receptor se limitaba a esperar la llegada del esférico. El Brujas agradecía la situación. Jugaba con comodidad.

Un partido más, se evidenciaba la enorme dificultad del Madrid para salir jugando desde atrás. Los laterales se mostraban incapaces. Casemiro tampoco andaba fino, con un Modric lento y falto de ideas. Aún así, eramos capaces de llegar a la portería contraria. Tuvimos ocasiones en los minutos 20, 23, 26 y 35, con Toni Kroos disparando en un par de ocasiones que se fueron lamiendo los postes. La más clara, sin embargo, la tuvo Varane en el 26. Un cabezazo suyo, desde el punto de penalti, a la salida de un córner, fue interceptado de manera prodigiosa por Mignolet.

Lo peor de este periodo, sin embargo, llegó en el minuto 38. Una pérdida inverosímil de Modric en el centro del campo propició un nuevo contragolpe del Brujas. Dennis se fue a toda velocidad contra la portería de Courtois, a la que llegó medio cayendo, pero con capacidad de elevar la pelota por encima del portero belga. Era el 0-2. Pudo este llegar antes, en el 33. Un centro desde la derecha de los belgas, fue despejado por Courtois hacia el centro de la portería, algo que dicen los cánones que no debe hacerse nunca. Por fortuna, no había allí ningún contrario.

Tras el 0-2, el portero del Madrid se llevó una sonora silbatina. Sería sustituido en el descanso por Areola, al que se volvió a ver firme, rápìdo y seguro bajo los palos. Intervino el francés con acierto en las ocasiones en las que fue exigido.

Marcelo también se incorporó al partido en el intermedio, sustituyendo a Nacho. Lo agradeció el juego del equipo, que comenzó el segundo periodo con un arreón que nos hizo concebir algunas esperanzas. Tuvo Hazard una ocasión en el 52, mientras Areola salvaba el tercer gol flamenco en el 53. Un derechazo de Casemiro en el 54 fue desviado a córner por la defensa contraria. Lo botó Kroos. El balón le llegó a Sergio Ramos, que de cabeza lo envió al fondo de la red. Se recurrió de nuevo al VAR, que confirmó la validez del tanto.

El madridismo se vino arriba. Olía a noche de remontada en el Bernabéu. Tuvimos nuevas ocasiones en el 61, 64 y 69. A partir de ese momento, el equipo pareció volver a pararse, quizás porque la forma física tampoco da para más en estos momentos. Vinicius se incorporó al juego en el 66, por un Lucas Vázquez que fue despedido con división de opiniones. No tuvo el de Curtis su mejor noche.

Se quedó el Brujas con diez en el 83, por expulsión de Vormer. De su falta a Vinicius llegaría el gol del empate, que consiguió Casemiro, de cabeza, a pase de Kroos. Quedaba por dar el último empujón. Al Brujas le pesaban los minutos y la historia del Madrid.

Pudo llegar el tercero en el 91. De nuevo remató Ramos de cabeza un balón por alto. Falló Mignolet en la salida. El cuero quedó suspendido en el área, pero llegó antes un defensa a despejar que un delantero del Madrid a rematar. Aún cabecearía alto Casemiro un córner servido por Kroos en el 94.

Se acabó el partido. Del mal el menos. El primer tiempo del equipo fue dantesco, inconcebible. Se arregló a medias con dos arreones en la segunda mitad. Paso atrás tras la mejoría experimentada por el equipo en los tres partidos anteriores. Esperemos que lo ocurrido les sirva a todos, futbolistas y técnicos, para sacar conclusiones.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies