La Crónica. Real Madrid 2 – 1 Viktoria Plzen. “Viktoria” con desencanto, por @Aleelmadridista

El Real Madrid ha vencido por dos goles a uno al Viktoria Plzen en un partido bastante gris de los de Lopetegui, que siguen con la misma tónica del último mes, es decir, mucho toque y poca profundidad por no decir ninguna.

El técnico madridista salió con Lucas Vázquez de lateral derecho, el cuál quitando errores defensivos estuvo mejor que otras ocasiones en cuanto al ataque se refiere. Por lo demás, salió con toda la artillería pesada para intentar golear y convencer ante los checos. No obstante, los aficionados nos vamos con una sensación totalmente contraria.

Las ocasiones para el Real Madrid si es verdad que no faltaron. Sin embargo, todos estaremos de acuerdo que ante este rival de tan poco nivel hay que exigirle muchísimo más de lo visto hoy. En apenas tres minutos, ya habíamos lanzado varios córners, uno de ellos acabó con un cabezazo de Ramos al palo, que parece que este año se está cebando con nosotros. Aun así, las llegadas se producían por inercias, o sea, por la mera calidad de nuestros jugadores, no por hacer un gran fútbol.

Tras una llegada del Viktoria que salvó Keylor Navas, llegaría el gol del Madrid. Una internada por banda derecha de Lucas Vázquez, acabó con un gol de Benzema que remató el centro del gallego. Este gol daba un poco más de tranquilidad al Bernabéu.

Los ataques del conjunto checo llegaban todos por la banda de Lucas Vázquez. Petrzela le estaba ganando las espaldas cada dos por tres. Sin embargo, el Madrid mandaba en el partido con posesiones largar, pero que no generaban incomodidades en la defensa visitante. Tan solo con algún pase entre líneas de Kroos o de Modric el Madrid rompía alguna línea. El resto nada de nada.

Las ocasiones, como cité anteriormente, llegaban por fallos gravísimos del rival. Así tuvo dos ocasiones clarísimas Benzema e Isco, que al no levantar la cabeza y pasar la pelota para alguno de sus compañeros, desperdiciaban esas oportunidades de gol. La pegada del Real Madrid brilla por su ausencia…

Con un pase espectacular de Kroos llegaría el gol de Bale, pero este fue anulado por fuera de juego. El partido avanzaba y el Madrid en el 40 estuvo a punto de marcar a través de Isco. Esta vez fue el guardameta Hruska el que salvó el 2-0.

En los últimos compases, el equipo checo se estiraba y en el último minuto, una vez más tras un fallo defensivo de Lucas, estuvo a punto de marcar. No obstante, Hrosovsky falló prácticamente a puerta vacía.

Así, nos íbamos al descanso. Con una sensación de total desencanto, el Bernabéu despedía al equipo entre pitos. Y no es para menos, después de la derrota ante el Levante en casa y el Alavés a domicilio, hoy esperábamos una mejor versión del equipo de Lopetegui. Y sin embargo, hemos visto más de lo mismo.

La segunda parte sería más de lo mismo. Posesiones larguísimas que duermen al espectador neutral y poquísima profundidad. Más de uno pedía a Vinicius, pero no, hoy incomprensiblemente tampoco lo pudimos ver.

En el 54, el Madrid realizó el primer cambio. Metió a Fede Valverde y sacó a Isco. Tras esta sustitución, en una combinación entre Bale, el recién incorporado y Marcelo acabó con gol del brasileño. 2-0 y el partido parecía encarrilado. Repito, parecía…

Tras marcar el segundo, el Madrid abusaría aún más si cabe. Ocasiones pocas a partir del 2-0. Algún que otro chut de Bale, de Benzema y de Modric, y poco más. Aproximaciones en exceso, pero pocas veces se levantaba el espectador de su asiento, síntoma del aburrimiento que estábamos viviendo.

No obstante, superando la barrera del 70, el Real Madrid pudo aumentar la diferencia en el marcador. Primero Bale y luego Benzema, que marcó pero en fuera de juego, pudieron anotar el tercer tanto en el electrónico. Faltando quince minutos para la finalización del partido, entró Asensio y se marchó Bale. Seguíamos esperando a un tal Vinicius, que parece que no existe para Lopetegui.

El Viktoria Plzen recortaría distancia en el 78, a través de un chut de la frontal de Hrosovsky que defendió de manera blandísima la de defensa del Real Madrid. El Bernabéu se desesperaba…

Los últimos compases del partido tendrían un dominio checo. En el 87 Lopetegui cambió a Benzema y metió a Mariano, bajo la incompresibilidad del madridismo. El Viktoria Plzen, apenas llegaría, pero al estar tan ajustado el marcador reinaba el nerviosismo en la afición. Además, el Madrid acabaría con 10 debido a que Marcelo se retiró lesionado.

El choque finalizaba con una falta que botaría los checos pero que rechazó nuestra zaga. Así concluyó el encuentro, que acabó con una victoria bastante gris del equipo madridista. Los aficionados despedían al equipo entre pitos indignados por la imagen mostrada sobre el terreno de juego.

Así afrontamos el clásico. De mala manera y con una visión bastante pesimista. En Champions seguimos encabezando el grupo tras la victoria ante el Viktoria Plzen y la derrota del CSKA ante la Roma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies