La Crónica. Real Madrid 2-1 Rayo Vallecano. No hay enemigo pequeño, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (2-1) al Rayo Vallecano, en el partido correspondiente a la Jornada 13 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, ante 50.000 espectadores.

Pasan las jornadas y los partidos del Madrid repiten milimétricamente el mismo guión. Llegado el minuto 70, el equipo da un paso atrás, se repliega en torno a su área, a sufrir todos amontonados bajo nuestro larguero, achicando balones de cualquier manera para terminar pidiendo la hora.

Convendría saber los motivos por los que el Sr. Ancelotti no realiza ningún cambio hasta bien entrado el minuto 70, sin agotar jamás los cinco posibles, cuando algunos de los jugadores sobre el terreno de juego dan muestras de necesitar el relevo de manera perentoria.

Dar entrada a Hazard en el 82 parece toda una afrenta. Que Nacho ocupe el lugar de Carvajal en el 92, y con un córner en contra pendiente de lanzamiento, resulta incomprensible. A la luz de todo lo anterior, los pitidos del público parecen plenamente justificados.

Y eso que al Rayo Vallecano debemos agradecerle que salió al Bernabéu con la valentía habitual de esta temporada, buscando sus ocasiones, y no limitándose a poner el autobús, como en fechas recientes ha hecho algún otro equipo de mayor renombre.

Avisaron los franjirrojos a los treinta segundos. La respuesta del Madrid fue un gol de Vinicius anulado en el minuto 4 por un off side de una uña. Dominaba el Madrid en el arranque con claridad. Fruto de ese dominio fue el primer gol, minuto 13, con Toni Kroos culminando una gran jugada y un pase superior de Asensio. Lo volvió a revisar el VAR, que necesitó su tiempo.

El Rayo volvió a chutar por dos ocasiones en el 20, pero Courtois está sobrio como un ladrillo, que cantaba Jethro Tull hace ya muchos años.

Disputaron un balón Carvajal y Fran García en el 22. Sufrió un golpe el pepinero que necesitó asistencia. Kroos vio una amarilla en el 28, que pareció exagerada a la luz del criterio arbitral hasta ese momento.

Benzema remató alto en el 34, a pase de Carvajal. Militao lo hizo en el 34, el balón fue a córner. En el 37, Alaba, sumado al ataque por la banda izquierda, puso un balón combado en el segundo palo, justo entre el central y el portero. Allí llegó Benzema para marcar el segundo tanto de la noche. Eso es un centro, señores, y no un pelotazo a la olla.

Karim pudo ampliar su cuenta en el 39. Derechazo de Vinicius. El rechace del portero le llegó a la testa de Benzema. Su remate se marchó por encima del larguero.

Finalizaba un buen primer tiempo del Madrid, que aprovechaba las contras para llevar mucho peligro a la meta de Dimitrievski.

Nada cambió de entrada en el segundo periodo. Tuvimos hasta siete ocasiones, si bien es obligado detenerse en dos de ellas. En el 58, Vinicius corrió cincuenta metros con el balón pegado al pie, esquivando rivales a velocidad endiablada. Superó hasta al portero. Su disparo fue rechazado sobre la línea por un defensa. Si ese balón hubiese entrado, el Bernabéu se cae, y hubiera tenido Florentino que comenzar de nuevo las obras de remodelación.

En el 61, a un taconazo de Vini le sucedió otro de Mendy, para habilitar a Benzema al borde del área chica. El chutazo de Benzema se marchó a la escuadra. Era otra jugada de pañuelos. Carvajal porfió y ganó un balón el 70, para que Asensio rematase demasiado cruzado.

Fue el punto y final. Quedaban 23 minutos por delante, que fueron para los visitantes. En el 74, Bebé disparó al palo, como aviso para navegantes, que de nada sirvió. En el 75 marcó Falcao, que acababa de entrar y que se lesionó en la acción. Lo hizo con suerte, ya que Alaba desvió lo suficiente el balón para dejar descolocado a Courtois.

Se marcharon Asensio y Benzema en el 82. Muy buen partido de ambos. Resaltamos en particular a Asensio, que venía de unos partidos grises. Anoche estuvo incisivo en ataque y muy comprometido en las labores defensivas. Ojalá sea un punto de inflexión para el mallorquín, y le sirva para volver por los fueros de máxima figura de este deporte y del Madrid.

Hubo en el 83 una mano de Balliu dentro del área, en una pugna por un balón aéreo con Benzema. Nada se señaló, ni siquiera córner. Dicho sea de paso, los linieres del Sr. González Fuertes son muy malos. Tuvieron un ojo de halcón para detectar fueras de juego milimétricos del Madrid, y no advirtieron nada en esa acción del defensa vallecano.

En el 90, Kroos sacó en la línea de gol un balón que se colaba, y en el 92 Courtois desvió a córner un pelotazo durísimo de Unai López.

Así concluyó el partido, con esas últimas acciones del juego ensombreciendo todo lo anterior. El público del Bernabéu muy enfadado. Quizás deban recordar algunos que los partidos duran noventa minutos, y que como dice el tópico, no hay enemigo pequeño.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies