La Crónica. Real Madrid 1-1 Real Valladolid. Un regalo, por @elcarrildel2

Real Madrid y Real Valladolid han empatado (1-1) en el partido correspondiente a la Jornada 2 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado esta tarde en el Estadio Santiago Bernabéu.

Formaron parte del equipo titular Isco y James. Eso garantizaba posesión del balón. Se cumplió la premisa durante los primeros cuarenta y cinco minutos, en los que el Madrid logró llegar en diez ocasiones a la portería de Masip. Sin embargo, no encontró el gol. Se combinaba bien, rápido, pero el último pase no lograba llegar en condiciones ventajosas a los nuestros.

Enfrente, el Real Valladolid se mostró como un equipo muy ordenado, bien pertrechado en la contención, pero muy tímido en ataque. Bale estaba muy participativo por su banda, al igual que Marcelo por la suya, con Benzema cayendo a los costados.

Casemiro era un coloso en la contención, si bien continuaba con su lentitud a la hora de llevar el balón hacia arriba. Pudo marcar James en su vuelta al Bernabéu, tras un centro magnífico de Benzema a su pierna buena, para que el colombiano rematase de primera. Su zurdazo, ajustado, se marchó fuera. Era el minuto 36.

El calor, insoportable, treinta y tres grados al comienzo del choque, pasaba factura. A la mínima, los futbolistas se acercaban a la banda para refrescarse. El espectáculo se resentía, y perjudicaba al equipo que atacaba. Asuntos de menor cuantía, que no parecen preocupar en exceso a don Javier Tebas. Sus guerras son otras.

Llegábamos al descanso con empate a cero, resultado injusto a tenor de lo visto, si bien al Madrid le faltó claridad en el último pase, lo que condujo a que de las diez ocasiones registradas, únicamente dos terminasen entre los tres palos de Masip.

El segundo tiempo fue diferente. El respetable recibió a los futbolistas con aplausos, sin duda merecidos. Comenzó el Real Valladolid más atrevido, intentando aprovechar alguna contra. Vinicius se incorporó al partido en el minuto 55, sustituyendo a un James que se retiró en medio de una gran ovación. El delantero brasileño parece haber perdido parte de su desborde del curso pasado.

Ese cambio debilitó el centro de campo del Madrid, que perdería otro efectivo en el minuto 67, cuando Jovic reemplazó a Isco Alarcón. Fue de menos a más el malagueño en la tarde de hoy, si bien anduvo falto de verticalidad en casi todas sus acciones. Jovic acreditó lo que es: un rematador. El primer (y casi único) balón que tocó, lo envió a la cruceta.

Avisó Waldo en el minuto 75, con un derechazo soberbio que despejo con ambos puños Courtois. Tuvieron los pucelanos otra ocasión en el 78, con un medio de campo del Madrid que hacía aguas, y un Ramos y un Varane que se multiplicaban para tapar las vías de penetración contrarias.

El partido había pasado a ser de ida y vuelta. En el minuto 81, le llegó el balón a Benzema, en el borde del área grande. El francés lo controló, y a la media vuelta, soltó un derechazo seco a la cepa del poste izquierdo de Masip. Era el 1-0, merecido y buscado por el equipo.

Parecía que el partido se encaminaba a su final con ese marcador. En el minuto 87, Kroos regaló al rival un balón en el centro del campo. El contragolpe fulgurante del Valladolid le llegó a Guardiola, completamente solo, pues Carvajal había abandonado su posición. Dos errores seguidos son demasiados en primera división. Fue el gol del empate, y con él la pérdida de dos puntos de los que posiblemente nos acordaremos en el futuro.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies