La Crónica. Real Madrid 1-1 Osasuna. Jugar a nada, por @elcarrildel2

Real Madrid y Osasuna han empatado (1-1) en el partido correspondiente a la Jornada 7 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, ante 55.410 espectadores.

Se guardó un minuto de silencio por los fallecidos en el partido de Indonesia. Amancio Amaro, ratificado por la Asamblea de Socios Compromisarios como Presidente de Honor del Real Madrid, realizó el saque de honor.

Ha sido este un partido de fútbol inexistente, del no jugar a nada, de ausencia total de ideas y de lentitud exasperante. Veníamos del parón de selecciones, lo que debiera haber sido suficiente para que los nuestros saltasen al campo avisados de lo que suele ocurrir.

Tampoco ayudó Carletto con su 4 3 3, un esquema que no suele funcionar en el Bernabéu, debido principalmente a que con él el contrario tiene superioridad en el medio del campo.

Si a lo anterior le añadimos que Thcouameni ha estado absolutamente perdido, tanto en ataque como en defensa, y que Ceballos acostado sobre la parte derecha no ha sido capaz de hacerse con el control del juego en ningún momento, concluiremos que la victoria quedaba reducida a alguna acción individual.

Y nuestra mejor baza para que eso ocurra es Vinicius, que hoy lo ha intentado pero no ha estado tan fino como en otros encuentros. Karim ha acusado la inactividad.

Transcurrían los minutos en medio del aburrimiento general. Osasuna muy ordenado atrás, dificultando la entrada de los nuestros. El recurso al tiro lejano le funcionó a Vinicius en el minuto 41. Derechazo al que no llegó Herrera. Nos marchábamos con ventaja al descanso.

La segunda parte comenzó con las mismas maneras, si bien pronto se torció. En el 49, Kike García se anticipaba a Rudiger en un cabezazo que le salió a la escuadra. Nada pudo hacer Lunin, hoy sustituto del lesionado Courtois. Rudiger comienza a levantar sospechas. Que un tipo de 190 centímetros y su experiencia no sea capaz de anticiparse al delantero en un balón frontal le deja en muy mal lugar.

Introdujo Ancelotti a Camavinga y Valverde, por Ceballos y Thouameni. Poco, o nada, cambiaría el decorado, por más que mayormente Camavinga puso energía y brío en el centro del campo.

En el 75, penalti a Benzema, que el colegiado pitó tras revisión, avisado por el VAR. Benzema disparó duro, y el balón se marchó al larguero. Tercer penalti consecutivo sin que el francés consiga batir a Herrera.

Militao y Asensio se incorporaron al juego, en lugar de Mendy y Kroos. En el 85, Mariano entraría por Carvajal.

Cinco minutos de añadido. Ni en esos minutos sonó la corneta que apela a la heroica otras noches. Vini disparó en el 86, Moi Gómez en el 89, dándonos un susto, Mariano y Benzema remataron alto de cabeza ya en los minutos de descuento.

Final del partido, primeros dos puntos que nos dejamos de la presente liga. No vamos a darle más importancia de la que tiene a estas alturas de la temporada. Sí debemos poner atención en nuestra dificultad para dejar nuestra portería a cero. Siete goles encajados en siete jornadas obliga a reflexionar sobre este asunto.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies