La Crónica. Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid. Partido de extremos, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (1-0) al Atlético de Madrid, en el partido correspondiente a la Jornada 22 del Campeonato Nacional de Liga de la Primera División, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, que registró un lleno.

Fue un partido de extremos. Salió el Madrid de inicio con cinco centrocampistas, lo que no se tradujo en mando en el partido. Todo lo contrario. El Atlético esperaba bien atrincherado atrás, para desbaratar una vez tras otra los intentos del Madrid por llegar a la portería de Oblak. Isco y Modric se estorbaban, ocupaban el mismo lugar del terreno de juego, lo que se transformaba en fútbol lento y predecible. Podían los visitantes esperar en torno a su área con cierta comodidad.

Aún así, las dos primeras llegadas fueron nuestras. En ambas, fue Ramos el encargado del último toque, sin fortuna en ninguno de ellos. El segundo fue un balón servido desde el córner al punto de penalti. El remate se marchó alto. Un derechazo de Kroos en el minuto quince puso punto y final a las ocasiones blancas en la primera mitad. A partir de ese instante, fue el Atlético el que asumió el protagonismo, llegando a la portería de Courtois con peligro.

Estuvo el guardameta belga muy acertado una tarde más, al punto de volver a mantener su portería a cero. Vitolo remató a bocajarro en el 17. Repelió Courtois el disparo, que Ramos envió a córner. En el 23, Correa disparó al poste. Una disputa entre Casemiro y Morata dentro del área en el 32 levantó las protestas colchoneras. En el 41, Correa disparó demasiado cruzado un disparo entrando solo por el carril del ocho, que fue marcado como fuera de juego a la postre.

Finalizaba el primer tiempo con malas sensaciones madridistas. El juego de los nuestros era lento y sin ideas, horizontal, fallón en los pases y predecible. El descanso fue un alivio.

Reaccionó con rapidez Zidane ante el mal juego del equipo. Dio entrada de salida en el segundo periodo a Lucas Vázquez y a Vinicius, por Isco y Kroos. El gallego se situó pegado a la banda derecha, mientras el brasileño lo hacía pegado a la izquierda. El partido pasó a ser otro. Los laterales rojiblancos se vieron exigidos, y mostraron sus carencias ante las penetraciones por su banda.

Modric cogió la manija, moviendo con velocidad y acierto el juego de ataque. Por detrás de él, Casemiro cercenaba todos los intentos de ataque contrarios, mientras «el pajarito» Valverde levantaba el vuelo, para dejar otra demostración formidable de clase y poderío, de garra y ganas, de conocimiento del juego. Pegó el charrúa un pelotazo durísimo a la escuadra en el 46, que Oblak repelió con apuros.

El único gol del partido llegaría en el minuto 55. Vinicius envió un balón al hueco para que corriera Mendy, enorme todo el partido y en particular el segundo tiempo. El francés envió de primeras un pase combado, perfecto, al punto de penalti, a favor del delantero, que no era otro que Benzema. Karim lo golpeó según llegaba, con determinación y clase, para superar al cancerbero rojiblanco.

Los dos extremos introducidos por Zidane en el descanso habían revolucionado el partido. El Madrid mordía, apretaba arriba, dominaba el juego, movía el balón con criterio y velocidad. Mendy era un dolor de cabeza para los rivales. Carvajal ponía voluntad por su banda. El Madrid subió su defensa hasta el medio del campo.

Disparó Vinicius en el 63. Modric lo hizo en el 75. Por contra, ninguna ocasión clara tenemos apuntada del Atlético en toda la segunda mitad. El balón rondaba cada vez con mayor insistencia la portería colchonera. El segundo gol del Madrid parecía más cercando que el primero del Atleti.

Noventa y dos minutos duró el encuentro. No podemos concluir sin hablar del arbitrtaje de don Xavier Estrada Fernández. Fue capaz de llevar bien el encuentro hasta los minutos finales. Mostró una tarjeta amarilla exagerada de todo punto a Mendy, en una acción que era un lance del juego sin más. En el 86, un derribo de Correa a Vinicius se quedó en falta, cuando era una amarilla de manual. Peor aún fue su decisión en la siguiente jugada. Una arrancada descomunal de Valverde, que se iba solo hacia la portería contraria, fue cortada con falta (dos patadas a los tobillos del mediocampista) por parte de Felipe, que ya tenía tarjeta amarilla. Se desentendió el colegiado de los sucedido, para sí mostrar tarjeta a Casemiro por protestar. Calamitoso el colegiado, que se asustó y mucho en esos minutos finales.

Tras esta victoria, seguimos líderes en solitario. Veintiún partidos sin perder. El Atlético que se queda a trece puntos. La próxima semana, viaje a Pamplona. El jueves, la Copa, en el Bernabéu, frente a la Real Sociedad.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies