La Crónica. Real Madrid 0-1 Cádiz. Sainete en el Di Stéfano, por @elcarrildel2

El Cádiz se ha impuesto (0-1) al Real Madrid, en el partido correspondiente a la Jornada 6 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Alfredo Di Stéfano, de la Ciudad Real Madrid de Valdebebas.

Se presentaba el Cádiz en el Di Stéfano con las credenciales de haber ganado todos sus partidos fuera de casa. Concurría además, para los nuestros, el parón de selecciones. Todo mezclado, ha dado como resultado el mayor petardazo ofrecido por el Madrid en muchísimo tiempo. Me atrevo a decir que ni los más viejos del lugar veían un primer tiempo como el que nos ofrecieron hoy los once futbolistas del Madrid.

Hasta cuatro intervenciones decisivas de Thibaut en este primer tramo (minutos 7, 12, 13 y 29). Ramos había salvado un gol en el minuto uno tras error en el despeje de Kroos. Courtois falló en su salida en el 42, lo que posibilitó otra ocasión de Lozano. Negredo remató desviado en el 16. Por parte de los locales, un cabezazo de Varane en el 36 que se marchó rozando el poste. En definitiva, era casi un alivio marcharnos al descanso perdiendo únicamente por un gol de diferencia.

Viendo además el estado en el que se encuentran futbolistas como Nacho, Marcelo, Lucas Vázquez o Isco se explica en buena medida lo sucedido.

Tampoco parece que el esquema de 4-3-3 con el que salió Zidane ayudase a su equipo, algo que ya nos ha ocurrido en otras ocasiones. Un dato: en el minuto 25, el Madrid había perdido diecisiete balones, y eso que todos eran en corto y al pie.

El Cádiz, tras el gol, se limitó a poner dos líneas de contención perfectas, ante las que los nuestros se estrellaban una y otra vez. Ni una sola idea de nadie. La lentitud de Isco es desesperante. La incapacidad de Lucas para dar un pase hacia delante, aún más. Nacho no ponía un solo centro, Marcelo es una sombra, y a Vinicius, sin campo abierto por delante, se le hace de noche.

Kroos y Modric parecían reventados. Ramos anduvo despistado en la marca. Únicamente Varane y Courtois estaban centrados en el partido.

En el comienzo del segundo tiempo, introdujo Zidane cuatro cambios. Descontando el de Ramos, por un golpe, el resto trataban de enmendar la plana. Aunque algo mejoramos (empeorar era francamente complicado) no fue posible. Asensio lo intentó por la banda derecha, con más voluntad que acierto. Casemiro trabajó en la contención, pero acreditó que los pases en largo no son lo suyo. Valverde lo intentó a su manera, pero hoy se necesitaba más el pase que la carrera con el balón pegado al pie.

Aún así, mientras el Cádiz desaparecía en ataque, ya con una única línea de diez en el borde de su área grande, tuvo el Madrid dos ocasiones: una, por medio de un cabezazo de Vinicius (minuto 67), que se marchó desviado por poco, y la segunda, en un derechazo de Benzema (minuto 80) que pegó con violencia en el larguero.

En seis ocasiones caímos en el fuera de juego, quizás por nuestro empeño de poner centros hacía delante, y no en llegar hasta la línea de fondo y centrar hacia atrás.

En definitiva, un auténtico sainete el ofrecido hoy por los nuestros, que no tuvieron ni fútbol, ni ideas, ni ganas, ni empuje, ni actitud ni aptitud. Todo ello junto, no puede dar otro resultado que la derrota.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies