La Crónica. Real Madrid 0-0 Villarreal. Demasiados errores, por @elcarrildel2

Real Madrid y Villarreal han empatado (0-0) en el partido correspondiente a la Jornada 7 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, que registro una asistencia de 24.000 espectadores.

Fue un partido plagado de errores. Para empezar, de Ancelotti, que apostó por Valverde de defensa lateral derecho y Asensio de interior por esa banda, en un esquema de 4-3-3.

No tuvimos lateral derecho, Dajuma nos puso en muchos apuros en varias ocasiones, que hubo de salvar Courtois, el mejor del partido por parte del Madrid, y perdimos a exuberancia del “pajarito” en el medio del campo. Como Marco Asensio, al que Carletto quiso dar continuidad tras su “hat trick” al Mallorca, no se distingue por su virtudes defensivas, el hueco que tuvo el equipo por esa banda fue rápidamente aprovechado por nuestros oponentes para hacerse con el mando del partido.

Desde le pitido inicial, impusieron ese ritmo lento y el fútbol horizontal que tanto les gusta, sin otro fin que esperar el fallo del contrario para intentar marcar en algún fulgurante contragolpe. Fútbol de equipo pequeño, que sale al campo a no perder, en lugar de a ganar el partido. Su trayectoria es clara como el agua: en siete partidos, cinco empates y una victoria, ante el Elche. Se hace difícil entender los motivos de los continuos halagos de la cofradía a su entrenador.

No fue anoche la excepción. El Villarreal puso el autobús delante de su área, que defendía con diez. Únicamente Dajuma lo intentaba por su banda, y a punto estuvo de conseguirlo en los minutos 12 y 54.

Enfrente, el Madrid no lograba dominar la situación. A la falta de aplicación defensiva de Asensio se unía un partido más la lentitud exasperante de Casemiro. Modric se multiplicaba, pero no era capaz de llegar a todas las situaciones.

Igual le ocurría a Vinicius, que se desesperó en el 39, tras la enésima tarascada recibida. El colegiado del encuentro, don Jesús Gil Manzano, del que luego hablaremos, saco rápido la tarjeta amarilla. Carta blanca a los leñadores. Lo entendió a la perfección Foyth, que repartió todo lo que quiso con la anuencia del árbitro.

Al comienzo del segundo tiempo dio entrada Ancelotti a Camavinga, en lugar de Rodrygo. Segundo error de la noche. Asensio se vio obligado a jugar de extremo por la derecha, justo el sitio del que le movió el italiano alegando que no es su lugar idóneo para jugar. Quedo confirmado que es así. Volvimos a ver al Asensio de control con la izquierda y pase atrás, u horizontal en el mejor de los casos. Quizás lo procedente hubiera sido mantener a Rodrygo pegado a la banda, ensanchar el campo al máximo, intentando de esa manera abrir los huecos en el centro de la defensa visitante.

El caso es que los visitantes se dieron cuenta rápido de la inoperancia de la banda derecha del Madrid, por lo que desviaron sus recursos defensivos al centro y a la izquierda de nuestro ataque, que tampoco era muy boyante. Nacho intentaba doblar a Vinicius, pero acreditó el complutense que no es su sitio ni su especialidad.

Hubo un penalti precisamente a Nacho en el 34. Albiol, que no quiso jugar el balón en ningún momento, se lo llevó por delante, derribándolo dentro del área. Gil Manzano nada quiso saber. Desconocemos si el VAR, en el que estaba “todo ok” José Luis Munuera Montero le advirtió. En cualquier caso, ni revisión mereció la acción del defensa visitante.

La realización del partido estuvo a la altura del colegiado. Antes de comenzar la segunda mitad, dio como ocasión del Villarreal una jugada anulada por fuera de juego. El deterioro de la liga española llega a todos los ámbitos.

Foyth se llevó por delante a Vinicius. Era tarjeta amarilla de manual, excepto para el Sr. Gil Manzano, que lo dejó en amonestación verbal.

Militao disfrutó de la mejor ocasión del Madrid al lanzamiento de la falta. Minuto 49. Su cabezazo se marchó fuera por poco, rebasados defensas y portero.

Las pérdidas de tiempo de Rulli eran vergonzosas. Nada quiso saber tampoco aquí el trencilla. Foyth seguía dando cera. No parece karim el capitán que el equipo necesita para estas situaciones.

Isco, que había sustituido a Marco Asensio en el 80, pudo marcar de cabeza en el 82. Rulli acertó a despejar de manotazo sobre la línea. Hazard ocupó el puesto de Modric en el 72. Nada solucionó su incorporación.

No arreglaron nada anoche los cambios de Ancelotti, que por primera vez en lo que va de curso no estuvo fino con los mismos.

Para rematar la faena, alargó el Sr. Gil Manzano el partido únicamente cuatro minutos. Muchos más se habían perdido entre las pérdidas de Rulli, las de los saques de banda y las asistencias a diversos jugadores. Coge el Sr. Gil Manzano el relevo de peor árbitro de la primera división española, todo un mérito teniendo en cuenta el ínfimo nivel de los colegiados patrios. Un partido más, favoreció el antifútbol, perjudicó el juego y por tanto el espectáculo. Estiró el cuello para mostrar amarilla a Vinicius por una mínima protesta, pero ignoró un penalti clamoroso y permitió las entradas bruscas graves. Un desastre absoluto.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies