La Crónica. Real Madrid 0-0 Osasuna. El fútbol tostón, por @elcarrildel2

Real Madrid y Osasuna han empatado (0-0) en el partido correspondiente a la Jornada 11 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, ante 35.000 espectadores.

Sonó el pitido inicial del partido. Osasuna puso el autobús delante de su portería, defendiendo con diez, y así se pasó los 94 minutos del partido. Es el fútbol de moda, el que enaltece la cofradía, el fútbol de hace cuarenta o cincuenta años perfeccionado, el catenaccio en estado puro, el fútbol ramplón y aburrido que adormece al mayor forofo y mata a las audiencias, y que hace que los jóvenes busquen actividades de mayor divertimento. Es el declive de la liga española frente a otros campeonatos. Es el triunfo de los que denostan a Luca Modric en beneficio de otros futbolistas. Es el triunfo, en definitiva, del estilo Simeone llevado a sus últimas consecuencias.

Ahora resulta que al pelotazo a seguir se le llama fútbol directo, que a estar metidos todos en su propia área achicando balones es ser un equipo muy bien trabajado tácticamente, que el marcaje individual revive con fuerza y que la palabra “basculación” justifica el cerrojazo absoluto y el deambular por el campo de centrocampistas leñadores sin una pizca de fútbol en sus botas.

En esas condiciones, se hace francamente complicado pretender jugar al fútbol. Lo intentó el Madrid, si bien no fue capaz de encontrar el camino del gol. Cierto es que el juego de los nuestros fue un tanto premioso, lento, previsible. Que jugar únicamente con una banda no parece que ayude. Que el efecto Camavinga se desinfla. Que, a pesar de lo que mantengan algunos, es conveniente llegar hasta la línea de fondo para centrar a favor del delantero, en lugar de hacerlo desde los tres cuartos. Que el Madrid por alto está francamente mal, y que pierde todos los duelos así en defensa como en ataque. Que Mendy no tuvo su mejor noche, y que Alaba se mostró tímido en sus subidas al ataque.

Tan cierto como que en el minuto 23 hubo un penalti claro como el agua clara a Vinicius. Que no lo vio el colegiado, Sr. Soto Grado, que añadió cuatro minutos cuando se habían perdido diez, y que en el VAR el Sr. Cuadra Fernández no lo quiso ver. Esta misma pareja, pero con los papeles cambiados, sí señaló penalti en una acción similar hace unas fechas en San Mamés. A lo peor la autoridad arbitral competente debiera explicar estas diferencias de trato y criterio, siempre en perjuicio del Madrid.

Podemos hablar de posesión: 72% el Madrid, 28% el Osasuna. Lo digo por los que la han sacado a colación tras el clásico, y hoy hacen mutis por el foro.

Penetrar por el centro era tarea imposible. Tampoco estuvimos finos en el tiro desde fuera del área, a pesar de los intentos, mayormente de Kroos. El que más cerca estuvo de conseguirlo fue Casemiro en el 81. Disparó desde sesenta metros viendo adelantado a Sergio Herrera, pero el balón se desvió a un lado y no fue entre los tres palos. Marcelo disparó demasiado cruzado en el 87.

La única ocasión visitante llegó en el minuto 49, en un contragolpe. El poste rechazó el esférico. En el 60, fue un tiro de Benzema el que se marchó levantando astillas del larguero. Nada solucionaron los cambios en el partido de ayer, que desde luego no pasará a la historia de este deporte.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies