La Crónica. Real Madrid 0-0 Cádiz. Un autobús de dos pisos, por @elcarrildel2

Real Madrid y Cádiz empataron (0-0) en el partido correspondiente a la Jornada 18 del Campeonato Nacional de Liga de la Primera División, disputado en el Estadio Santiago Bernabéu, que registró una excelente entrada.

Traía el Cádiz aprendida la lección: al Madrid le cuesta horrores superar las barreras defensivas cerradas de los contrarios. A eso se aplicaron los visitantes, los once futbolistas en torno a su área, olvidándose de todo lo demás. Evidentemente, cada equipo juega como quiere, le parece, puede y le dejan, lo cual no es óbice para decir que esos planteamientos matan el fútbol, representan precisamente su contrario, el tedio, el aburrimiento, el sopor, el antifútbol.

A ese manifiesto se sumó el colegiado, don Santiago Jaime Latre, que salió dispuesto a no señalar las infracciones sobre los futbolistas del Madrid. Casemiro sufrió un pisotón lamentable en el minuto once, que no se señaló. Tras varios lances así, cometió el jugador una falta en el 25, entrada por detrás, que le valió la quinta amarilla, que le impedirá estar en San Mames. La cofradía organizó rápido el aquelarre, algunos pedían tarjeta roja, sin pasar por los antecedentes, que Casemiro es del Madrid.

Dominaba el Madrid el juego, cambiaba el sentido del mismo, llegaba hasta el borde del área, pero no era capaz de crear ocasiones claras. La mejor, un derechazo de Valverde desde 35 metros, minuto 22, que Ledesma envió a córner.

Jugaba el Madrid a un ritmo lento, a bajas revoluciones. Hazard en el extremo derecho pasaba desapercibido. Se iría entonando en el transcurso del encuentro, hasta completar una muy aceptable segunda parte, que volvía a abrir la espita de la esperanza sobre sus posibilidades.

Ante las baja de Modric, optó Ancelotti por adelantar hasta la corona del área contraria a Casemiro. Naufragó el brasileño. No tiene regate ni velocidad para jugar ahí. Hasta treinta y dos balones perdió anoche el medio centro, que no se encontró a gusto en ningún momento. Sus gesticulaciones a los compañeros lo atestiguan.

Tampoco el rendimiento de Valverde pegado a la banda derecha parece que sea su mejor faceta. En esa banda, entre el uruguayo, Hazard y Lucas Vázquez, que se incorporaba desde el lateral derecho, se vivía un colapso. Terminaban las acciones con pelotazos al área del de Curtis, sin ningún sentido ni posibilidades de remate.

Descontaba el colegiado un minuto, cuando se acababan de perder dos. En el descanso, en una demostración palmaría de falta de clase y de saber estar en un palco, el Presidente del Cádiz pedía la tarjeta roja para Casemiro por su entrada. Al menos, no amenazó con retirar al equipo, todo un alivio.

Negredo sustituyó a Lozano lesionado, en el descanso. Se escucharon tímidos aplausos. Los mismos que le negaron la ovación cuando militaba en nuestras filas anoche tuvieron a bien aplaudirle. Son las contradicciones de una afición que necesita aclarar algunos conceptos.

Disfrutamos de una gran ocasión en el 55. Centró medido Kroos, el mejor anoche, a Hazard, en el borde del área pequeña. El belga remató de cabeza, algo flojo, para que despejase el portero. Vinicius, un tanto gris anoche, empeñado en penetrar por el centro en lugar de por las bandas, disparó en el 58, despejando Ledesma.

Falló Negredo la única aproximación del Cádiz en todo el partido en el minuto 74, preludio del penalti no señalado a Benzema en el 75. No lo pitó el árbitro, mientras el VAR, con Medié Jiménez al frente, hizo mutis por el foro. Ojo a este asunto, que ya ha anunciado el nuevo jefe del arbitraje, el Sr. Medina Cantalejo, acérrimo antimadridista, que eso del VAR, en la práctica, va a pasar a mejor vida. Se reclamó otro penalti por rodillazo de Ledesma a Karim, que perfectamente se pudo pitar. El pedido sobre Hazard ofrece más dudas.

Un partido más, a Ancelotti eso de los cambios no le suena nada bien. Quitó a Valverde para meter a Jovic, y ya en el 81, Nacho ocupó el lugar de Mendy.

Llegaba el partido a su final con el empate inicial. Más fracaso del Madrid que gesta del Cádiz. Sería pertinente que trabajasen los nuestros, entrenadores y jugadores, en cómo superar las defensas de once contrarios empotradas dentro de su área, todos colgados del larguero. No es la primera vez que nos pasa, sería conveniente que fuese la última.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies