La Crónica. Rayo Vallecano 1-0 Real Madrid. Peor imposible, por @elcarrildel2

El Rayo Vallecano se ha impuesto (1-0) al Real Madrid, en el partido correspondiente a la Jornada 35 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, celebrado esta noche en el Estadio de Vallecas, ante 13.273 espectadores.

Parecía difícil superar el mal nivel de juego del Real Madrid en las últimas semanas. Sin embargo, en Vallecas fueron los nuestros capaces de superarse a sí mismos, para ofrecernos el peor partido del equipo de los últimos años. Ni un detalle de fútbol a lo largo de los noventa y seis minutos que duró el encuentro.

Quizás debamos preguntarnos si ese constante cambio de futbolistas que está haciendo Zidane está resultando positivo. Excepto la aparición de Brahim, y más allá de Benzema, el resto de futbolistas deambulan por el campo con mucha más pena que gloria.

De los nuevos de hoy, Llorente estuvo desaparecido, incapaz de canalizar mínimamente el juego del equipo. Ceballos se perdió en acciones inútiles, y hasta un seguro a todo riesgo como Luca Modric falló de manera estrepitosa en varios lances del juego.

Los laterales volvieron a ser de una debilidad pasmosa. Carvajal y Marcelo fueron superados una y otra vez en defensa, sin que fueran capaces de aportar nada en ataque. Vallejo y Varane tuvieron que multiplicarse.

El único gol del encuentro llegó de penalti, en el minuto 22. Una disputa entre Vallejo y Guerra fue sancionado con la pena máxima, previa revisión del VAR. Un penaltito, de esos que solo se pitan al Madrid. Unos instantes antes, Bale había estrellado en el portero la mejor ocasión del Madrid en todo el encuentro.

El marcador en contra no espoleó al Madrid. Eramos incapaces de crear el más mínimo peligro en la portería de Alberto. Bale era un alma en pena, y Mariano se perdía en un esfuerzo inútil que no conducía a absolutamente nada.

Aún pudo ser peor el resultado. En el minuto 85, Vallejo sacó bajo palos, con Courtois superado, un disparo de Embarba que se introducía en la portería. De los cambios ordenados por Zidane, únicamente Brahim mostró ganas y compromiso. Todo lo contrario que Isco y Lucas, que ocuparon los sitios de Modric y Mariano.

No podemos terminar sin hablar de la labor del colegiado don Pablo González Fuertes, ni de su ayudante desde el VAR, don Adrián Cordero Vega. Una vez más dio toda la impresión de que las decisiones se inclinaban en contra de los nuestros de manera descarada. No pareció que diera la actuación del Madrid para cinco tarjetas amarillas. Con todo, lo peor de este árbitro, posiblemente el más flojo de la categoría, es la diferencia de criterio y apreciación de las mismas faltas en unos y otros. Tan penaltito como el de Vallejo pareció el cometido sobre Brahim en el 71, o la brecha a Kroos por codazo de Suárez, que se quedó sin amonestación, mientras por mucho menos Modric la había visto en el 27.

Quedan dos jornadas para terminar el campeonato. El próximo domingo, nos visita el Villarreal en el Bernabéu. Allí estaremos, aquí se lo contaremos.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies