La Crónica. PSG 3-0 Real Madrid. Baño en París, por @elcarrildel2

El PSG se ha impuesto (3-0) al Real Madrid, en el primer partido de la fase de grupos de la UCL, disputado esta noche en el Parque de los Príncipes de París.

Ha sido una derrota sin paliativos. El PSG ha superado al Madrid de principio a fin, y lo ha hecho además en todos los terrenos: en el táctico, en el técnico, en el de la garra, en el de las ganas…y hasta en el de la vergüenza. Fue un 3-0 con suerte. Di María, que acreditó su poca clase personal y su mal perder en las postrimerías del choque, viendo tarjeta amarilla, tuvo el cuarto en sus botas.

El tercer tanto local fue elaborado y ejecutado por los dos laterales del equipo francés, lo que da una idea de la situación del Madrid. La defensa del equipo blanco es un desastre absoluto. Sobre Carvajal ya hemos hablado largo y tendido. Hoy volvió el de Leganés a ser un coladero. Por su banda llegaron un día más los más graves problemas al Madrid, con Di María disfrutando como no recordaba el futbolista argentino.

A su lado, Varane sigue estando muy lejos de ser capaz de asumir el liderazgo de la defensa, que por veteranía le corresponde. Militao pareció un futbolista vulgar, mientras Mendy ni defendió ni atacó. Su falta de entendimiento con Hazard fue abrumadora en algunos momentos.

Alineó Tuchel en el medio campo francés a Verrati y Gana. Frente a ellos, Casemiro y Kroos parecieron dos meritorios. Pasaban los mediocampistas locales como aviones camino de la portería de un Courtois al que tampoco parece acompañar la más mínima suerte. Hoy había encajado dos goles en las dos primeras llegadas del PSG.

Como a perro flaco todo son pulgas, se anuló un gol de Bale en el 34, por un ligerísimo roce del balón en su brazo. Hoy el VAR anduvo fino de vista. Tuvo Bale otras dos ocasiones, una en lanzamiento de libre directo en el 36, que se marchó rozando el larguero con Keylor superado, y otra en el 45. El zurdazo del galés se fue lamiendo la cepa del poste.

Nada cambió en el inicio del segundo tiempo. Pareció dar un paso atrás el PSG, pero solo fue una ilusión. Rápidamente recuperó el mando ante la incapacidad manifiesta del Madrid para crear peligro. Mucho juego horizontal, mucho pase al pie que no llegaba a su destino, mucha inoperancia.

Hazard pareció animarse algo en estos minutos, pero fue solo una espejismo. Fallaba todo y lo hacía al mismo tiempo. No tuvo a bien Zidane realizar ningún cambio hasta el minuto 69. Se incorporaron entonces Lucas Vázquez y Jovic (hasta la fecha no hemos podido disfrutar de alguna acción positiva el balcánico, excepto un cabezazo al larguero), en lugar de Hazard y James.

Fue toda una declaración de intenciones. La suerte estaba echada. Lo único que queríamos todos es que aquello acabase cuanto antes. El sufrimiento era mayúsculo. Su anuló un segundo gol al Madrid, por fuera de juego de Lucas Vázquez, que pareció interferir en la trayectoria del balón.

Pasaba el minuto noventa, cuando los dos laterales del PSG se marcharon con fuerza hacia la portería de Courtois. Tras varias combinaciones, llegó el tercer gol. Quedaba consumada la debacle. Mucho muchísimo habrá que cambiar de cara a los próximos partidos. Deben hacer examen de conciencia Zidane y los jugadores. Los pecados son solo suyos, al igual que el espíritu de enmienda. La penitencia, sin embargo, es de todos los madridistas. Que lo piensen por un momento.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies