La Crónica. Osasuna 1-4 Real Madrid. Intensidad sí, clase también, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (1-4) a Osasuna de Pamplona, en el partido correspondiente a la Jornada 23 del Campeonato Nacional de Liga de la Primera División, disputado en el Estadio El Sadar, de la ciudad navarra.

Hace ya bastante tiempo que sobre la intensidad han querido edificar algunos los mitos y las leyendas del fútbol. Lo malo es que por el camino se olvidaron de la clase y del conocimiento del juego, a los que relegaron a cuestiones de menor cuantía.

Hoy, tras los quince primeros minutos de encuentro, máxime después de que Osasuna marcase su gol, en el minuto 13, a la salida de un córner, vivieron su momento de gloria.

A Osasuna le duró la intensidad lo que tardaron Modric e Isco en ponerse serios, en pedir el balón. Con Casemiro de escudero y Benzema en la vanguardia, desde el minuto dieciséis hasta el final del partido mandó el Madrid de manera clara, rotunda, incontestable. Pudo empatar Karim en el 16; dos defensas sacaron el balón bajo palos, con Herrera dejado atrás. Bale disparó a la red, por fuera, en el 17. Chutó duro Carvajal en el 28, y Gareth remataba alto un centro del pepinero en el 29.

La intensidad la ponía el Madrid. La clase también. Isco empató en el 32. Bale se anticipó al defensa, que hizo penalti sobre el galés. Su disparo salió repelido hacia Isco, que de primeras, a bote pronto, lo envió lejos del alcance de Herrera para poner el empate en el marcador.

Apenas cuatro minutos después, Modric botó un córner. Casemiro prolongó al segundo palo, en el que esperaba Ramos para remachar el segundo tanto del Madrid. Terminaba el primer tiempo. Dos faltas señaladas a Osasuna, cuatro al Madrid, que había dominado desde el minuto quince, remontando el marcador adverso.

No varió el panorama en la segunda mitad, que comenzó con Benzema rematando alto de cabeza un servicio de Modric. Crecía el croata por momentos, y con él lo hacía el Madrid. Sufrió Luka un penalti en el minuto 48, del que nada quiso saber el Sr. Gil Manzano, ni el VAR, a los mandos del cántabro Cordero Vega, que un partido más pasó de puntillas sobre los lances comprometidos que podían favorecer al Madrid.

Ese error abrió la caja de pandora de la nefasta segunda parte del colegiado. Un despropósito absoluto. En el 52, un córner a favor del Madrid no se señaló. En el 53, falta a Isco que se pasa por alto y propicia un ataque peligroso de los locales. Nacho Vidal debió ver la tarjeta roja por un plantillazo a Valverde en el 56. La dejó el colegiado en amarilla. En el 70, detuvo el juego tras un pelotazo a su persona que favoreció al Madrid. Rápido amonestó a Ramos en el 78, por entrada a un contrario, mientras nada quiso saber en el 80, en una entrada por detrás de Iñigo Pérez a Lucas Vázquez. Ni siquiera amarilla. Una lástima el arbitraje, que si bien no ha influido en el resultado ha perjudicado de manera clara y ostensible al Real Madrid, por parte de un colegiado que hasta la fecha parecía transitar derroteros distintos a los habituales en distinguidos colegiados de al liga española.

Seguía creando ocasiones el Madrid, beneficiado en su juego por la necesidad de Osasuna de buscar el empate. Karim remató en el 62. Lucas reemplazo a Bale en el 70. Un minuto antes, disfrutó Isco de otra excelente ocasión para ampliar el marcador. Vinicius entró por el malagueño, que se había desgastado en un esfuerzo enorme, en el 81. Dos después, Karim robó un balón en el centro del campo. Corrió con él en los pies hasta el borde del área rojilla. Habilitó a Lucas, que entraba como una locomotora por la derecha, para que el de Curtis subiese el tercer gol del Madrid al marcador.

En el minuto 87 Jovic tomó el lugar de Benzema. Modric, que seguía intenso como al comienzo, habilitó a Valverde por el carril del diez. Corrió el uruguayo con su intensidad habitual, envió el esférico a Jovic en el centro del área. El balcánico miró la llegada del balón, que empaló con su zurda ajustado al larguero para hacer el cuarto de su equipo. Golazo pleno de clase…y de intensidad.

Final del partido. Liderato consolidado. Solidez a prueba de intensidades ajenas. Clase a raudales de los nuestros, con Modric y Benzema monumentales. Mendy un muro impenetrable. Victoria contundente, tres puntos más, una jornada menos.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies