La Crónica. Kashima Antlers 1 – 3 Real Madrid. Bale vale una final del Mundial, por @Aleelmadridista

El Real Madrid ha vencido por un gol a tres al Kashima Antlers con un Gareth Bale estelar y destacable. De esta manera, los de Solari se clasifican para la final del Mundial de clubes del próximo sábado.

El once madridista fue el que viene siendo habitual en los últimos partidos. Con Marcos Llorente en el centro acompañando a Kroos y Modric. En la punta de ataque vimos a Karim Benzema, Lucas Vázquez y al ya mencionado Gareth Bale.

El partido no empezó del todo bien para los nuestros. El conjunto japonés se pudo adelantar en los primeros compases a través de varios acercamientos. Sobre todo en un córner que afortunadamente no encontró destinatario. De lo contrario hubiera supuesto el 0-1 para los asiáticos.

Al Madrid le costaba generar peligro. El toque de pelota era meramente lento y estábamos cayendo en el ritmo de partido que quería el Kashima. El centro del campo no era capaz de dominar y se jugaba a lo que querían ellos.

A medida que avanzaba el encuentro, los pupilos de Solari iban ganando protagonismo en el terreno de juego. Poco a poco los japoneses se iban encerrando en su campo. El Madrid intentaba generar peligro por la banda izquierda, en la que había una enorme superioridad de Bale frente a su lateral Nishi.

No obstante, el Kashima volvería a amenazar la portería de Thibaut Courtois (quizás esta competición la debe jugar Keylor). En este caso, Doi se quedó solo delante del belga, pero ante el 1,99 de nuestro portero no supo que hacer. Grave error de nuestra defensa en esta jugada.

Bale, que lo intentaba constantemente desmarcándose por la izquierda, avisó en el minuto 35 tras hacer una gran jugada individual. Lastimosamente en esta ocasión no enganchó bien la pelota con su pierna derecha. Sin embargo, justo antes de llegar al descanso, tras una muy buena combinación con Marcelo, se quedó solo ante Sun Tae y definió exquisitamente al palo largo.

Este tanto fue fundamental. Marcar siempre es importante, pero hacerlo justo antes del entretiempo más aún. Así, se acababa la primera mitad y el Madrid, quizás sin merecerlo, se iba por delante en el electrónico.

La segunda parte sería diferente. Y todo gracias a un pícaro Bale que aprovechó un malentendido entre el portero y el defensa del Kashima e hizo el 0-2 a puerta vacía. Era el minuto 54 y el conjunto de Solari ya encarrilaba el partido.

Cinco minutos antes pudo haber marcado el Madrid a través de Karim Benzema, que enganchó bien un centro desde a derecha pero Yamamoto salvó bajo palos.

El tercero y definitivo gol no tardaría en llegar. Nuevamente conexión entre Marcelo y Bale, que finalizaría con un cañonazo del galés para certificar el pase a la final. En menos de veinte minutos el Madrid liquidó al Kashima en esta segunda parte.

A partir de aquí, todo sería cocer y cantar para los nuestros. Con motivo del resultado, el Madrid aflojó el ritmo, y por ende, bajó la intensidad. Solari empezó a mover fichas y el primer cambio fue Asensio por Bale. Gran partido del galés, al que yo hubiera sacado, pero por Vinicius, no por Marco que venía de una lesión…

El campeón de Europa, a pesar de levantar el pedal del acelerador, pudo haber hecho más goles. En el 67, Lucas Vázquez se quedó solo delante del arco del Kashima pero definió erróneamente.

Un minuto después a esta acción, se marchó el propio Lucas y entró Isco. Este sería el segundo cambio, y el tercero no tardaría en realizarse, ya que a falta de quince minutos para el final Marco Asensio se rompió. Es por ello, por lo que creo que hoy no era el día de ver al 20 madridista. Más que nada, porque hay otros jugadores disponibles y en mejor estado de forma. En su lugar, entraría Casemiro.

El campeón asiático aún no había dicho su última palabra. En un tramo de relajación de los nuestros recortaron distancias a través de Doi. El árbitro en un principio lo anuló por fuera de juego, pero al no haberlo intervino el VAR.

Quedaban diez minutos para la finalización del choque y los nuestros se tomaron estos compases con una intensidad escasa. Prueba de ellos es que el Kashima se acercó en un par de jugadas de manera notablemente seria. Afortunadamente no ocurrió nada más reseñable y el Real Madrid está en la final del Mundial de Clubes por tercer año consecutivo.

HALA MADRID

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies