La Crónica. Getafe 1-0 Real Madrid. El parón pasa factura, por @elcarrildel2

El Getafe se ha impuesto (1-0) al Real Madrid, en el partido correspondiente a la Jornada 19 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de la ciudad del sur de la Comunidad de Madrid, ante 12.000 espectadores.

Una vez más, el parón de las competiciones nos pasa factura. Manifestaba Ancelotti al final del partido que los jugadores seguían de vacaciones. Rigurosamente cierto. Ver fallar a Militao, uno de los defensas más seguros del campeonato, como lo hizo en lo que supuso el gol local, resumió en una acción el devenir de los nuestros por el campo. Casemiro no solo se refugió entre ambos centrales, sino que se convirtió en el hombre de cierre durante muchos minutos. Su lentitud volvió a ser exasperante, por mucho que su tiro en el 75, que Soria desvió a córner, pudo haber sido el gol del empate.

Alaba falló un pase que nos pudo costar el segundo gol. (Convendría saber quién es el responsable de que nuestros defensas, cuando se ven apretados, solucionen el asunto con un pelotazo al centro. Se lo hemos visto hacer a Mendy y a Carvajal con reiteración. Ayer también al austriaco. Posiblemente sea mejor remedio un pelotazo a seguir, o a saque de banda).

Podríamos hablar de los laterales: Mendy se marchó a la caseta en el descanso, sustituido por Marcelo. El francés ha perdido la relevancia, y hasta la exuberancia física, que demostró el curso pasado. Lucas Vázquez, por la derecha, lo volvió a intentar con reiteración y hasta con alevosía, pero su saber futbolístico da para lo que da. El clamor por un lateral derecho de garantías, que no se lesione de manera continua, empieza a ser de proporciones siderales. Mientras tanto, Odriozola sigue cedido en la Fiorentina, y al parecer haciéndolo bien.

Kroos falló ayer más pases que en toda la temporada, posiblemente acusando que Casemiro desapareció de los apoyos. Parecido le ocurrió a Modric, que se volvió a emplear a fondo, pero absolutamente solo. Mandó el croata un chutazo al larguero en el minuto 16, tras gran jugada colectiva, en lo que fue la mejor ocasión de los nuestros en el partido.

En la delantera, Asensio volvió a ser un fiasco. Ni un regate, ni una finta, ni un intento de encarar a su par. Pasecito atrás y carrerita en horizontal. Hazard ocupó su lugar en el segundo tiempo. Rodrygo tampoco aportó gran cosa. Pierde el brasileño todos sus choques contra los contrarios, desconozco si debido a que es débil físicamente, o a que no pone el empeño debido cuando va al choque. El caso es que también fue sustituido, nada menos que por Mariano, que al menos remató una de cabeza en el 79, que se marchó fuera.

Queda Benzema, que subió, bajó, basculó a derecha e izquierda, pero ayer no fue el mejor día de Karim. Y eso que acompañado de Hazard y Marcelo mejoró algo el ataque del Madrid, pero a medida que avanzaba el segundo tiempo quedaba claro que no íbamos a ser capaces de empatar siquiera el encuentro.

He dejado para el final el capítulo arbitral, otro bochorno más, que no por repetido deja de ser digno de mención destacada. Corrió el espectáculo a cargo de don Mario Melero López, del Comité Andaluz. Es toda una declaración de intenciones que a sus cuarenta y dos años no ha alcanzado la internacionalidad.

Comenzó el trencilla no queriendo saber nada de entradas merecedoras de tarjeta amarilla, por juego brusco grave, de los mediocampistas del Getafe. Aleña, Arambarri, Olivera y Damián Suárez pudieron verla, pero, como es habitual, el que la vio fue Rodrygo, minuto 20, por una faltita. La vería igualmente Ancelotti en el 41, por reclamar que un fuera de banda se sacase desde el lugar debido. Rápido como una centella acudió el Sr. Melero a amonestarle. Necesitaba el colegiado afirmar su autoridad, ¡Aquí mando yo!, advirtió a Carleto, volviendo a poner de manifiesto el rasgo que mejor distingue a los peores árbitros de cualquier deporte.

Con todo, lo peor de la tarde estaba por llegar. Corría el minuto 70. Agarrón descarado a Marcelo dentro del área, por parte de Damián. Nada quiso ver el Sr. Melero, ni nada quiso ver el Sr. Estrada Fernández desde el VAR, que ya advirtió el jefe de los colegiados, el furibundo antimadridista don Luis Medina Cantalejo, el uso que se iba a dar al VAR bajo su mandato. Un atropello en toda regla, una cruz más en la hoja de penaltis no pitados al Real Madrid, una explicación clara como el agua clara de por qué la liga española interesa cada partido que pasa menos a los aficionados al fútbol.

Mal comienzo de año que no nos debe hacer perder la calma. Ni antes de Getafe éramos campeones, ni tras Getafe hemos perdido nada.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies