La Crónica. Betis 0-1 Real Madrid. Carvajal es el 9, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (0-1) al Real Betis Balompié, en el partido correspondiente a la Jornada 3 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Benito Villamarín, de la ciudad de Sevilla.

Se ha puesto de moda encharcar el terreno de juego en el que debe jugar el Real Madrid. Lo vimos hace siete días y lo hemos vuelto a ver anoche en Sevilla. Bien harían los rectores de la Liga en legislar al respecto, para evitar mayores sufrimientos y desprestigios a una competición que no atraviesa sus mejores días.

Tras encharcar el campo, se arrancaron los de las luces con su show, trasnochado por antiguo, no porque el encuentro comenzase a las 22,00 horas, y se culminó el prepartido con la hinchada local entonando a capela el himno de su equipo. Nunca me han gustado las caras bes, qué quieren que les diga. Solo faltó el Comandante Lara contando un chiste por la megafonía para que el espectáculo hubiera resultado cumbre.

Saltó el Madrid al campo con su uniforme azul oscuro con ribete rojo. Elegantes los nuestros. El calor obligó al Sr. Ancelotti a quitarse la americana, si bien mantuvo incólume la corbata. Eso sí, le falló el calzado, algo difícil de entender en un italiano con muchas jornadas de estancia en Milán.

El caso es que Hazard comenzó en el banquillo, y con Vinicius ocupando su lugar en el terreno de juego. Sigue creciendo el brasileño, que en Heliópolis nos volvió a deleitar con varias internadas exquisitas, una de ellas la que dio lugar al único gol del partido, en el minuto 60. Asistió Benzema a Carvajal, para que el de Leganés, pisando el área por su esquina derecha, empalmase de primeras cruzado el que sería el tanto de la victoria.

La primera de Vinicius fue en el minuto 4. Su pase de la muerte, desde la línea de fondo, fue rematado por Benzema con su pierna derecha. El balón se marchó fuera por centímetros.

Militao remató con su zurda en el seis. Otro gran partido del central brasileño, que hoy formó en el centro de la zaga con Alaba, que cumplió sobradamente.

Fekir, un leñador en toda regla que goza del beneplácito de los “gurús” de la prensa, radio y televisión, lo intentó en el nueve. En el 22 se tiraría de manera descarada dentro del área, pretendiendo engañar al colegiado del encuentro, Sr. Hernández Hernández, que le mostró tarjeta amarilla. Debió ver la segunda en alguna de sus muchas patadas y zancadillas a los contrarios a lo largo del choque, algo de lo que no escuché decir nada al “gurú” de guardia en el partido. La afición, a raíz del piscinazo, comenzó a cantar aquello de “así así así gana el Madrid”. Debió ser que no les pareció suficiente con la capela del principio.

El Madrid vivió sus momentos más difíciles entre el piscinazo y el descanso. Carvajal probó su derecha en el 67. Su disparo fue despejado a córner. Isco, hoy de nuevo titular, se iba desinflando por momentos. Le sobraban toques y le faltaba velocidad para irse de los contrarios que le salían al paso. Volvió a dejar muchísimas dudas el malagueño, que fue sustituido en el 65.

Los últimos minutos del primer tiempo fueron los de un Betis en exceso agresivo. Vieron tarjeta amarilla Pezzella por protestar, Ruibal por una entrada a Vinicius, y Pellegrini por protestar. Se había dejado el Ingeniero la flema en el vestuario. Canales también fue amonestado por un codazo a Gutiérrez, que hubo de ser atendido. La acción del cántabro pareció intencionada.

El segundo tiempo vio a un Madrid más intenso. Benzema cabeceó dos veces en el inicio, una fue gol, si bien en ambas estaba el francés en fuera de juego. Vinicius remató fuera un buen servicio de Gutiérrez en el 53.

En el 60 llegó el gol de Carvajal, que sería definitivo. El tanto no cambió los planes de Ancelotti. Entraron Marco Asensio y Lucas Vázquez en el 65, por Bale, que no tuvo una gran presencia en el encuentro, e Isco Alarcón.

A raíz del gol, el partido se deshilachó un tanto, si bien era el Madrid el que mandaba. Hubo ocasiones locales en el 67 y el 68. Asensio robó un balón en el centro del campo en el 72. Su cabalgada hasta el borde del área fue ejemplar, si bien decidió disparar él y no habilitar ni a Vinicius a su izquierda ni a Benzema a su derecha. El disparo se marchó fuera.

No desentonó el balear en esa nueva posición de interior en la que le quiere colocar Carleto, que por cierto llevó adelante un cambio sorprendente en el 77: entró al campo Hazard, y se marchó Vinicius. Tuvo el belga una ocasión en el 89, pero su zurdazo fue despejado por Rui Silva. Aún pudo enderezar su noche en el 93, pero marró un pase que hubiera dejado solos a dos compañeros que corrían hacia la portería contraria con todos los pronunciamientos a su favor.

Rodrygo ocupó el lugar de Gutiérrez en el 82. Se marchó el canterano con algún problema muscular, que esperemos no pase a mayores. Estuvo Miguel más cohibido de lo habitual, quizás por aquello de la solidez defensiva de que había hablado Ancelotti en días pasados.

Seis minutos prolongó el partido el colegiado, al que Casemiro se llevó por delante mediada la segunda parte, en un lance fortuito del juego. Ya en el 96, un despeje blandito del medio centro lo aprovechó el Betis. Martín Montoya disparó con su zurda para que Courtois salvase in extremis el que hubiera sido el gol del empate.

Nos vamos al parón de selecciones con siete puntos, que no está mal al haber jugado los tres partidos iniciales fuera de casa. Veremos que pasa con los internacionales sudamericanos, a la vez que esperamos que estos días nos sirvan para ir recuperando lesionados.

Buenos días a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies