La Crónica. Atlético de Madrid 1-3 Real Madrid. Lección de fútbol del Madrid en el Metropolitano, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (1-3), al Atlético de Madrid, en el partido correspondiente a la Jornada 23 del Campeonato Nacional de Liga de Primera División, disputado en el Estadio Metropolitano.

Llegó el Madrid a la victoria desde el buen fútbol, desde la triangulación rápida y el movimiento del balón de lado a lado del campo. A la seguridad por el centro, con Varane, Ramos y Casemiro, se unieron dos bandas muy rápidas, ágiles, dinámicas. En la derecha, Carvajal, enorme los noventa y cinco minutos que duró el partido, acompañando a Lucas Vázquez, que responde más y mejor cada partido que pasa a la confianza que ha depositado en él Solari. Por la izquierda, Reguilón, superlativo toda la tarde, complementándose a la perfección con Vinicius. Una delicia ver jugar al carioca, una flecha imparable, un vendaval, un espectáculo de fútbol veloz, vertical.

Si a lo anterior unimos que Benzema sigue en su nivel excepcional, y que tanto Modric como Kroos han recuperado su mejor forma, y conducen de forma magistral la transición del equipo desde la defensa al ataque, entenderemos a la perfección los motivos del triunfo holgado de los nuestros en la tarde de hoy en el Metropolitano.

Y eso que el Atlético salió presionando desde muy arriba, lo que causaba problemas al Madrid a la hora de sacar el balón. Duraría el empuje diez minutos. Pasados estos, un una de las primera aproximaciones blancas a la meta de Oblak, un córner botado por Kroos al centro del área, fue rematado de cabeza en primera instancia por Ramos. El balón le llegó a Casemiro, que de bonita tijera lo envió al fondo de la red.

El gol tranquilizó a unos e inquietó a los otros. El Atlético hacía faltas con facilidad pasmosa. Ya en el minuto 4, Arias soltó un plantillazo infame a Reguilón, Estrada se limitó a señalar falta. Craso error. Era el momento de haber cortado el juego duro.

En el minuto 19, Vinicius puso un balón extraordinario a Lucas Vázquez, que entraba por la banda derecha. Su disparó, sin dejar caer el balón, se marchó excesivamente alto. Como suele ocurrir, la primera tarjeta la vio el gallego, en una acción de mucha menor peligrosidad que la anteriormente mencionada.

Llegaría el empate en el minuto 24. Correa, que se pasó el partido haciendo faltas, realizó una sobre Vinicius, que no se señaló. A continuación, filtró un pase a Griezman, que llegó hasta el interior de nuestro área, y disparó por debajo de las piernas de Courtois. Consultado el VAR, este dio validez a la posición del francés, sin querer saber nada de la infracción inicial.

Morata zancadilleó por primera vez a Carvajal en el 30. Se fue sin ver la tarjeta, que sí había mostrado Estrada a Griezman en el 23, por entrada a Casemiro. Nos acercábamos al descanso, con Vinicius llevando el peligro a la meta de Oblak, y con el Madrid mandando en el encuentro. En el 40, se produjo la enésima penetración de Vinicius, que superó en la carrera a Giménez. Este le zancadilleó, pretendiendo que la infracción sucediera fuera del área. No fue así. Lo corroboró el VAR. Ramos, desde los once metros, puso el segundo gol del Madrid en el marcador. Fue un tanto de los denominadas psicológicos, justo antes del descanso. Un gol que hacía justicia a lo que había sucedido en el primer periodo.

Nada más reanudarse el choque, vimos la segunda zancadilla de Morata a Carvajal. Tampoco vio tarjeta el colchonero. Este, en el 53, controlaría un balón servido desde su línea de medios. Courtois, que salió medio segundo tarde, no llegó a tiempo de interceptar. La vaselina de Morata se coló en la portería. El linier había levantado el banderín, por posición antirreglamentaria del delantero. Lo ratificó el VAR.

A media que avanzaban los minutos, el Madrid incrementaba su control del juego. El Atlético recurría al juego antirreglamentario. El Sr. Estrada tuvo que echar mano de las tarjetas. Hasta siete vieron los rojiblancos (Thomas por partida doble, siendo expulsado en el 79).

En el minuto 56, Bale ocupó el sitio de Vinicius, que se había vaciado. El galés, siempre presente en las grandes citas, marcaría el tercer tanto del Madrid en el minuto 74, tras una recuperación de Benzema en el centro del campo. Habilitó este a Luca Modric, que envió un balón perfecto al hueco por el que corría Gareth. Dominó este el balón con calidad supina, y ajustó su zurdazo a la cepa del segundo palo. Nada pudo hacer Oblak, excepto ver cómo el balón se colaba en su portería.

Tuvo Bale otra gran ocasión en el 86, pero su cabezazo se marchó fuera, ajustado a la cruceta. Ceballos y Mariano saltaron al campo en los minutos postreros, que consistieron un un rondo del Madrid, a la espera del pitido final.

Tres minutos prolongó el colegiado el segundo tiempo. El Madrid salía del Metropolitano con una nueva victoria, tres puntos más, el segundo puesto de la tabla, y una lección de fútbol que confirma su gran momento de juego.

Buenas tardes a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies