La Crónica. Atalanta 0-1 Real Madrid. Derechazo de Mendy, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (0-1) al Atalanta, en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League, disputado en el Estadio Atleti Azzurri d´Italia, de la ciudad de Bérgamo.

Se presentaba el Madrid con la novedad táctica de la presencia de Isco en el once titular, en detrimento de Mariano. Eso dio al equipo la posesión del esférico, si bien carecíamos de profundidad.

A la vez, se mostraba la Atalanta cautelosa, presionando arriba pero con la mirada siempre puesta atrás. La situación terminó por desequilibrarse en el minuto 17. Mendy, un estilete toda la noche, se marchaba como una exhalación hacia la portería de Gollini. Freuler le derribó sin disimulo alguno en su carrera. De la misma manera, el colegiado del encuentro, el alemán Stieler le mostró la tarjeta roja.

Dieron entonces un paso atrás los italianos, que se verían igualmente privados por una lesión muscular de su extremo Zapata en el minuto 29.

El Madrid dominaba el escenario. Movía bien el balón de un lado a otro. Casemiro, Kroos y Modric mandaban, acompañados en todo momento por Varane y Nacho (estupendos hoy ambos en su labor) a más de por un Mendy que va tomando dimensión dentro del grupo. Todo lo contrario que Vinicius y Asensio. Comenzó con ganas el brasileñó, encarando a su par, pero se fue difuminando con el paso de los minutos. Culminó su noche fallando un remate a bocajarro en el 52. Zidane le envió a los vestuarios en el 56.

Por su parte, Asensio volvió al juego horizontal y falto de profundidad, lo que le convierte en un futbolista de relleno. Hugo Duro ocupó su lugar en el 75, a la vez que Arribas hacía lo propio con Isco. Fue de menos a más el malagueño, al que se vio voluntarioso en todo momento.

Fue Courtois un espectador privilegiado. Ni una sola aproximación de los italianos en todo el encuentro. Tuvimos ocasiones en los minutos 24 (centro pasado de Nacho tras gran galopada por el carril del diez), 37 (disparo de Isco a la media vuelta que se marchó a saque de esquina), 38 (derechazo de Vinicius a pase de Isco que acabó a córner), 39 (Asensio de cabeza), y la más clara en el 45, minuto en el que Gollini despejó con el pecho un cabezazo sin que pudiéramos advertir el rematador. Movistar no tuvo a bien repetir la jugada.

Nada cambió en la segunda mitad, excepto que el Madrid bajó un tanto la velocidad de circulación los primeros treinta minutos, para luego dar el arreón final.

Tuvimos ocasiones en el 47 (Modric), la ya mencionada de Vinicius en el 52, otra de Modric en el 64 que se marchó alta, y un zurdazo de Asensio que detuvo Gollini en el 71.

Se iban retrasando cada vez más los italianos, en una demostración palmaria de su famoso “catenaccio”. Nada que ver con ese equipo desmelenado de otros días.

Casemiro se marcó un piscinazo en el 80. Fue el árbitro hacia él. Todo se quedó en un susto, pues ya había visto la tarjeta amarilla en el 22, lo que le impedirá jugar el partido de vuelta.

Se agotaba el tiempo. En el 84, Kroos envió el balón a Modric en un “gilicórner”. El croata habilitó a Mendy, que se marchó hacia el centro, y desde la corona del área soltó un derechazo combado a media altura imposible para Gollini. Era el gol de la victoria, el derechazo de un valiente, el chut de un futbolista que mejora y crece en cada partido.

No queda la eliminatoria cerrada ni mucho menos, pero el de hoy es sin duda un paso importante hacia la siguiente ronda. Dentro de tres semanas, la solución.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies