La Crónica. Alcoyano 2-1 Real Madrid. Debacle total, por @elcarrildel2

El Alcoyano se ha impuesto (2-1) al Real Madrid, en el partido correspondiente a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, disputado en el Estadio El Collao, de la ciudad de Alcoy.

Si algo de crédito le quedaba a Zidane, lo ha agotado tras el espantoso partido del Madrid esta noche. Que un equipo de Segunda División B nos presione hasta obligarnos a achicar balones, que no seamos capaces de parar un contragolpe en el minuto 115, con el equipo contrario en inferioridad numérica, da idea del descomunal desorden táctico del equipo sobre el terreno de juego.

Que viendo lo que estaba ocurriendo, con un bagaje ofensivo del Madrid que arrojaba un derechazo de Valverde y el remate de cabeza de Militao que supuso el gol blanco, en toda la primera mitad, y una segunda parte en la que los locales nos iban arrinconando en nuestra área, Zidane no reaccionase intentando modificar la situación, es todo un radiografía de la situación actual del Madrid.

Que el único cambio en el tiempo reglamentario fuera el de un Mariano desquiciado que no aportó absolutamente nada, resulta incomprensible.

Lunin falló la primera y a partir de ese momento fue un flan sobre el terreno de juego, un auténtico peligro para su propio equipo. Odriozola acreditó por qué es reserva, al igual que Valverde, desconocido, e Isco, que corrió sin sentido de un lado a otro, empeñado en conducir sin objetivo ni finalidad alguna en un terreno de juego absolutamente irregular.

Parecido le pasó a Lucas. Peor aún estuvo Vinicius, que falló un gol con José Juan a cuarenta metros de su portería y Benzema solo a su derecha, y luego estuvo desantento en el tanto del empate local.

Casemiro se multiplicaba en tareas defensivas, pero volvía a adolecer de lentitud y de necesidad de tres toques al balón cuando se proyectaba en ataque.

Con todos esos mimbres, el resultado no podía ser más que el que ha sido. Un auténtico jarro de agua helada, una desilusión gigantesca, una derrota dramática, un fiasco sideral.

Sin duda, deben exigirse responsabilidades a sus causantes, empezando por el técnico y siguiendo por los futbolistas. A este equipo le falta liderazgo, ideas claras, compromiso, ganas y vergüenza profesional. Efectivamente esto es fútbol, y a veces se pierde. Pero hacerlo de la manera en que lo hemos hecho hoy, superados por un equipo de Segunda B, y con los precedentes de otras derrotas de esta misma temporada muy frescos, es absolutamente inadmisible.

Se esfumó la Supercopa de España hace unos días. Hoy nos echan de la Copa del Rey. En Liga la situación es complicada. La clasificación para octavos de Champions no llegó hasta la última jornada. No hay mejor ciego que el no quiere ver.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies