La Crónica. Ajax 1-2 Real Madrid. Saber sufrir, saber ganar, por @elcarrildel2

El Real Madrid se ha impuesto (1-2) al Ajax, en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League, disputado esta noche en el Estadio Johan Cruijff Arena, de Amsterdam, que registró un lleno absoluto, con la presencia de 2.500 madridistas en las gradas.

Nos tocó sufrir, y de qué manera, en la capital de Holanda. El Ajax desplegó un entusiasmo digno de sus jóvenes futbolistas. Por momentos, sobre todo en el primer tiempo, eran capaces de arrollar a los nuestros. Todos los balones divididos eran suyos, al igual que los balones por alto.

Eran minutos de mucho agobio. Por fortuna, contamos en nuestras filas con Sergio Ramos, que desde el eje de la defensa supo aportar la veteranía y el conocimiento suficientes para sujetar al equipo, tapar los agujeros y empujar hacia arriba cuando las cosas se ponían más oscuras. Vio el camero una amarilla en el minuto 89, que le impedirá estar en el partido de vuelta.

Comenzamos premiosos, lentos, pretendiendo jugar cortito y al pie. Una y otra vez perdíamos el balón en la salida, lo que siempre supone una ventaja para el oponente y un peligro para la portería propia. Carvajal sufrió un calvario toda la noche, que no supo resolver. Tampoco anduvo fino Nacho Fernández, y pecó de inexperiencia Reguilón en algunos lances del partido.

Por delante, Casemiro sigue prisionero de una lentitud exasperante. Seguro y contumaz en el corte, es incapaz sin embargo de dar salida al juego del equipo, siempre necesitado el medio centro de dar más de un toque al balón. Eso repercute en las prestaciones de Kroos, que se entonó a medida que transcurrían los minutos, y de Modric, que fue de menos a más, desplegando un juego de muchos quilates toda la segunda mitad.

Tanto estaba yendo el cántaro a la fuente, que terminó por romperse en el minuto 36. Una jugada confusa tras un córner terminó siendo cabeceada a la red por un jugador holandés. Revisó el VAR la situación, y terminó el colegiado anulando el tanto por un fuera de juego de Tagliafico que pareció claro.

Antes, en el 13, Vinicius dejó su carta de presentación. Un fulgurante contragolpe llevado la banda izquierda terminó con un recorte del carioca, que se acomodó el balón en su pierna derecha. Soltó un disparo seco, potente, ajustado a la escuadra, que Onana envió a córner.

Terminó el primer tiempo con una falta lateral de Carvajal, cuyo peligro conjuró Courtois desviando con los puños el esférico. Mala primera parte del Madrid, que no había acertado en ningún momento a sacudirse la presión asfixiante de lo rivales.

Comenzó el segundo tiempo sin cambios. Courtois tuvo que enviar a córner una nueva llegada de los locales, tras perdía inocente de Benzema. El Ajax continuaba con el mismo entusiasmo que al principio del partido, si bien parecía que el Madrid mostraba una mayor disposición a estirarse y buscar la portería contraria.

En el minuto 59, segundo zarpazo de Vinicius, en forma de velocísima carrera desde su banda izquierda hacia el centro de la portería de Onana. Tras driblar a varios contrarios, envió el balón a Benzema, solo un par de metros a su derecha. El derechazo del francés, duro y ajustado a la escuadra, fue imparable. Era el 0-1, un respiro, un alivio en noche de mucho sufrimiento.

El gol pareció desinflar por unos minutos al Ajax, que sin embargo se recompuso y volvió por sus fueros de lucha constante. Lucas había entrado por Gareth Bale. El gallego trabajó a destajo por la banda derecha. En el 71, Benzema, renqueante, dejó su sitio a Marco Asensio.

Cuando parecía que habíamos encarrilado el duelo, Carvajal envió un pase flojo y en desventaja a Lucas, de espaldas, con toda la ventaja para su marcador, que se adelantó y se llevó el balón. La pérdida concluyó con el gol del empate del Ajax, que anotó por medio de Ziyech, que entraba solo por el carril central.

El gol no amilanó a los nuestros, que siguieron buscando la portería contraria. Lo intentó Reguilón en el 78, pero su disparo se marchó fuera. Mariano entró por Vinicius en el 79. Dos minutos antes, Lucas había enviado alto un balón como culminación de un fulgurante contragolpe. Un minuto después, Asensio remató de primeras un servicio de Reguilón. El balón se marchó rozando el poste.

El balear estaría más acertado en el 86. Carvajal penetró como un avión por su banda. Levantó la cabeza, y puso un balón perfecto, medido, milimétrico, a Asensio, que penetraba por el segundo palo, a espaldas de los defensas holandeses. Marco remató a placer según llegaba, de primeras, en carrera, para poner el 1-2 definitivo en el marcador.

Tuvo todavía Courtois que salvar el empate en el 92, a la argentina, arrodillado para detener a una mano el pelotazo de Dolberg. Gran noche del belga, que salvó varios balones de gol en nuestra portería.

Final del partido. Victoria importante. El Madrid, liderado en todo momento por un Sergio Ramos imperial, que cumplía 600 partidos con nuestra camiseta, supo sufrir cuando hubo que hacerlo, y supo ganar llegado el momento. Es el resumen de todo, es la grandeza del Madrid.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies