Amistoso. Salzburgo 0-1 Real Madrid. Dudas más que razonables, por @elcarrildel2

Viajaba el Madrid a la ciudad austriaca de Salzburgo, para enfrentarse a la campeón de la liga del país centroeuropeo. Un rival al que podemos enfrentarnos en la fase de grupos de la Champions, y que nos dio más dificultades de las previsibles.

Salió el Madrid con un 5-3-2, sin duda para intentar paliar las carencias defensivas observadas al equipo en los partidos anteriores. Debutó Militao, que cumplió sin más, y volvió Casemiro, que se multiplicó en el medio del campo para paliar las carencias de otros, caso de Isco, una sombra del futbolista que fue, y de un Kroos que se mueve con excesiva lentitud. Faltó Modric, y desde su ausencia quizás haya que entender la incapacidad del equipo para generar juego.

De la temporada pasada conservamos errores conocidos: dificultad para sacar desde atrás la pelota jugada, pérdida reiterada de los balones divididos. Enfrente, un Salzburgo con futbolistas muy jóvenes y de segundo orden eran capaces de ponernos en dificultades.

Con todo, en el primer tiempo pudimos deleitarnos con el juego de Marcelo y Hazard por la banda izquierda, acompañados siempre de un Benzema que sigue leyendo el juego como nadie. De un contragolpe llevado magistralmente en primera instancia por el francés, nació el único gol del partido, anotado por Hazard tras un par de regates y un tiro colocado al poste largo al que no llegó el portero local.

Militao y Casemiro se quedaron en la caseta en el segundo tiempo. En su lugar entraron Nacho y Valverde. Ni uno ni otro estuvieron a la altura. Los locales se fueron a por el partido, de manera agresiva, sin que el árbitro tomase medidas para frenar las infracciones al reglamento. Tocaba sufrir. Ramos está muy alejado de su mejor forma. Carvajal estuvo como siempre: colosal despliegue físico, agujero por su banda y fallos constantes en los pases. Solo Varane mantuvo el tipo atrás.

Jovic, que había entrado por Hazard, aportó un tiro cruzado. Vinicius se perdió en los intentos de regate, al igual que un Lucas Vázquez incapaz de irse de los contrarios. A medida que transcurrían los minutos, se desdibujaba el Madrid, que terminó achicando balones en torno a un Courtois que al menos hoy fue capaz de mantener su portería a cero.

Visto el partido, la preocupación sigue presente. Las dudas sobre el devenir del equipo, más que razonables. El domingo en Roma, nuevo compromiso.

Buenas noches a todos. HALA MADRID.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies